DESCUBRIR
×
Loading ...

Cómo asegurarte de que el pollo está en buen estado

A menos que mates tú mismo al pollo que vas a comer o que lo compres directamente en un granja, inevitablemente transcurre algún tiempo desde el día que lo matan hasta que llega a la góndola de la tienda de comestibles. Esto significa que tienes una cantidad de tiempo limitada para prepararlo antes de que se deteriore y desarrolle bacterias que causan intoxicación alimentaria. Las fechas de límite de venta y de caducidad que figuran en los envases del pollo, sirven como guías, pero inspeccionar el pollo tú mismo es la mejor manera de saber si el pollo está en buen estado o no.

Instrucciones

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images
  1. Huele el pollo, ya que el pollo fresco en buen estado no tiene un olor perceptible. Si sientes que emana algún tipo de olor, debes desecharlo.

    Loading ...
  2. Siente la superficie del pollo. Si tiene una textura viscosa, debes desecharlo. En general, el pollo en buen estado solo tiene muy poca cantidad de humedad en la superficie y, al tacto, se siente como si fuera agua.

  3. Presiona tu dedo contra la carne del pollo: si la sientes blanda al tacto, deséchalo, ya que la carne del pollo fresco debe estar firme cuando la presionas.

  4. Revisa la fecha en el envase. Desecha el pollo si pasaron más de dos días de la fecha límite de venta indicada, a menos que hayas dejado el pollo en el congelador, o si pasó más de tres días crudo en el refrigerador. También debes desecharlo si pasó la fecha de caducidad que suele aparecer en el envase.

  5. Por último, tira el pollo a la basura si tiene un sabor rancio después de la cocción, ya que puede indicar el deterioro del producto.

Loading ...
Loading ...