Cómo asistir a un perro muy acalorado

Escrito por jo chester | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo asistir a un perro muy acalorado
(Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Los perros no toleran mucho el calor. El pelo que les cubre todo el cuerpo les impide sudar. La única superficie externa que no está cubierta de pelo son las almohadillas de sus patas (lo que explica las huellas de patas húmedas que encuentras en la acera los días de verano calurosos). Ya que tu perro suda tan poco, es muy importante que identifiques los signos de cansancio extremo por el calor y aquellos de los golpes de calor, y que sepas cómo tratarlos en caso de que ocurrieran. Saber qué hacer cuando el perro está acalorado y actuar con rapidez puede salvar su vida.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Agua
  • Toalla o trapo para el rostro
  • Termómetro rectal
  • Lubricante
  • Optativo
  • Solución electrolítica, fórmula para niños

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Saca a tu perro del calor. Ponlo en la sombra o en un automóvil o casa con aire acondicionado.

  2. 2

    Usa un trapo húmedo y fresco para refrescar la cara del perro y las almohadillas de sus patas (Ver referencias 1). Así, se producirá una evaporación y el calor se disipará. Ofrécele agua fresca para beber.

  3. 3

    Sumérgelo en agua fresca lo más pronto posible, humedeciendo su pelaje por completo.

  4. 4

    Usa un termómetro rectal bien lubricado para controlar su temperatura cada cinco minutos. Puedes trasladar a tu perro con seguridad cuando el termómetro indique una temperatura de 103 grados Fahrenheit (39,4 grados centígrados) o más baja.

  5. 5

    Seca a tu perro con una toalla.

  6. 6

    Llévalo al veterinario para continuar con el tratamiento.

Consejos y advertencias

  • Retira a tu perro de inmediato de la zona caliente si muestra alguno de los síntomas de agotamiento o golpe de calor. Si tu perro está a la luz del sol, llévalo a la sombra o dentro de la casa (Ver Referencias 1, 2).
  • Dale agua o una solución electrolítica formulada para niños si ves que la quiere beber. Si tu perro no quiere beber nada, entonces no lo obligues.
  • Nunca dejes a tu perro en un automóvil cuando afuera esté caluroso o cálido. Si no te queda otra opción, enfría el auto lo más que puedas antes de apagar el motor, baja las ventanillas para que entre la ventilación y déjale mucha agua para beber.
  • Si tu perro está en un automóvil caliente o está en peligro de sufrir mucho calor, controla su temperatura con frecuencia: cada cinco o diez minutos está bien.
  • Si tienes una jaula de plástico con ventilaciones, piensa en comprar un pequeño ventilador para instalar en la jaula. Siempre deja en la puerta de la jaula una botella o recipiente lleno de agua.
  • Asegúrate de que la jaula de transporte de tu perro tenga una buena ventilación (Ver Referencias 3). El aire caliente estancado puede hacer que la jaula se vuelva un horno, causándole a tu perro un agotamiento por el calor.
  • Préstale atención al ritmo del jadeo. Como no tienen una forma eficaz de reducir su temperatura interna por medio del sudor, deben jadear para refrescarse. Mientras más calor tengan, más rápido será su jadeo.
  • A medida que el calor extremo comience a afectarlo, el interior de las orejas del perro se enrojecerá y puede que sufra nauseas, vómitos o diarrea (Ver Referencias 4).
  • El golpe de calor se vuelve evidente cuando el perro se muestra desorientado, confundido o letárgico. Puede que empiece a babearse en exceso y que se niegue a beber, lo que hará que su saliva se vuelva pegajosa (Ver Referencias 2,4).
  • Si el calor aumenta, puede que tu perro llegue a experimentar una temperatura de 105 grados Fahrenheit (40,5 grados centígrados), sangrado del recto, pérdida de la consciencia, un estado de coma e incluso la muerte (Ver Referencias 2,4).
  • Una vez en el veterinario, tu perro recibirá fluídos por vía intravenosa y oxígeno de ser necesario. Puede que el perro tenga que pasar la noche en el consultorio del veterinario para que puedan monitorear su sangre y el tiempo de coagulación (Ver Referencias 2).
  • Evita usar agua fría o congelada para bajarle la temperatura a tu perro. Según PetEducation.com, "el agua muy fría puede llegar a ser contraproducente. Enfriarlo de repente y, sobre todo, dejar que su temperatura corporal baje demasiado, puede provocar otras condiciones médicas que pondrán en riesgo su vida" (Ver Referencias 2).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles