¿Qué es la atrofia de grasa plantar?

Escrito por lynn rademacher | Traducido por eva ortiz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué es la atrofia de grasa plantar?
La atrofia de la almohadilla de grasa puede causar dolor intenso al caminar o estar de pie. (Foot image by DXfoto.com from Fotolia.com)

La atrofia de la grasa plantar es una condición que puede desarrollarse en la bola del pie, ya que la grasa que amortigua los huesos del pie se destruye. Esta condición es común en personas de edad avanzada y puede causar mucho dolor al caminar. La atrofia de esta almohadilla de grasa también se conoce como metatarsalgia y puede ser tratada por medio de una variedad de métodos, aunque puede requerir cirugía para aliviar el dolor completamente.

Otras personas están leyendo

Causas

El pie está formado por cinco huesos metatarsianos. Estos huesos se mantienen en su lugar por medio de ligamentos. Si un hueso metatarsiano cae fuera de la alineación y queda más abajo que el resto, hará que la presión sobre la bola del pie aumente. Este aumento de la presión desgasta la capa de grasa que está diseñada para absorber el impacto de caminar para el metatarso. A medida que la capa de grasa se desintegra la piel va a responder mediante la creación de callos gruesos, los que pueden causar más dolor. Los individuos con arcos muy altos, que usan tacones altos, o que han tenido una lesión en el metatarso del pie son más propensos a desarrollar atrofia de la almohadilla de grasa.

Síntomas

Experimentar dolor en la bola del pie es sólo uno de los síntomas de la atrofia de la grasa plantar. Otros síntomas incluyen dolor que empeora al estar de pie y mejora una vez que se está sentado. Los dedos de los pies pueden sentirse adormecidos o con hormigueos. Un síntoma común en los pacientes con atrofia de la almohadilla de grasa es la sensación de tener una piedra en el zapato. El dolor empeora si caminas descalzo, y los callos aparecen y se vuelven muy gruesos en la bola del pie.

Tratamientos no quirúrgicos

La atrofia de la almohadilla de grasa puede ser tratada sin cirugía si el tratamiento se inicia pronto. Los aparatos ortopédicos personalizados insertados en los zapatos son el tipo más común de tratamiento. Se saca un molde del pie y la órtesis se moldea a partir de él. El resultado es la elevación del metatarso de manera que quede alineado con los otros y ya no cargue más peso corporal que los otros metatarsos.

Tratamiento quirúrgico

Si los tratamientos no quirúrgicos no alivian el dolor, la cirugía puede ser necesaria. La cirugía está diseñada para restaurar el equilibrio de los metatarsos y aliviar el exceso de presión. Esto se hace cortando el metatarso infractor y elevándolo hasta la posición correcta dentro del pie. El hueso se fija en esta posición nueva con un clavo. Después de recuperarse de la cirugía el paciente ya no siente dolor al caminar.

Prevención

Prevenir vale más que curar. Hay algunas cosas que puedes hacer para evitar el desarrollo de atrofia de la almohadilla de grasa. Evita el uso de tacones más altos que tres cuartas partes de una pulgada a una pulgada (2 a 2,5 cm). Los tacones que son más altos colocan demasiado peso del cuerpo sobre la bola del pie y ejercen una presión excesiva sobre los metatarsos. Evita las actividades que requieran caminar en puntas de pie, lo que tiene el mismo efecto que los tacones altos. Cambia las rutinas de ejercicios de alto impacto por rutinas de ejercicios de bajo impacto alternativas como la natación, el ciclismo y correr en una piscina.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles