Salud

Cómo aumentar la circulación sanguínea del pie de un diabético

Escrito por tiana mortimer | Traducido por ehow contributor
Cómo aumentar la circulación sanguínea del pie de un diabético

El cuidado de los pies es extremadamente importante cuando eres diabético.

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

El cuidado de los pies es extremadamente importante cuando eres diabético. Los nervios de los pies pueden dañarse, de modo que tal vez no notes si tienes una herida. Tu irrigación sanguínea también se ve afectada debido a una circulación más lenta. Cuando hay una circulación deficiente en los pies, las heridas se curan con más lentitud y puede haber inflamación, falta de sensibilidad o frío. Si no les das el cuidado que necesitan, podría derivar en una amputación. Si aprendes a aumentar la circulación sanguínea de los pies, es menos probable que tengas complicaciones.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un taburete acolchonado
  • Un almohadón con la forma del contorno de las piernas
  • Un calzado con acolchonamiento extra
  • Una tina para pies
  • Unas sales de Epsom
  • Un parche o goma de mascar de nicotina
  • Unos calcetines terapéuticos para diabéticos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Eleva tus pies cuando estarás sentado durante períodos largos, usando un taburete acolchonado. Cuando estés acostado en la cama, usa una almohada debajo de tus pies para elevarlos.

  2. 2

    Si estás mucho tiempo sentado, tómate un descanso rotando los tobillos y moviendo los dedos del pie en sesiones de cinco minutos, por lo menos tres veces al día para aumentar el flujo sanguíneo.

  3. 3

    Realiza ejercicios para estimular el flujo sanguíneo a través del cuerpo, especialmente de los pies, mediante actividades de bajo impacto, tales como caminar, nadar, bailar y hacer ciclismo.

  4. 4

    Elige superficies blandas donde caminar, tales como la arena, tierra o césped, y utiliza suelas acolchonadas en tu calzado para absorber el impacto de los pies.

  5. 5

    Remoja tus pies usando agua tibia y sales de Epsom en una tina para pies, siguiendo las instrucciones del fabricante. El agua tibia estimula la circulación al dilatar los vasos sanguíneos.

  6. 6

    Deja de fumar cualquier tipo de tabaco. Analiza una terapia de reemplazo de la nicotina, como la goma de mascar o el parche para ayudarte a abandonarla. El fumar puede estrechar y endurecer tus arterias, restringiéndote así el flujo de sangre a tus pies y otras partes del cuerpo.

  7. 7

    Usa calcetines, tales como los terapéuticos para diabéticos, que no restringen la circulación de los pies.

  8. 8

    Sigue una dieta bien balanceada como indique tu médico para controlar el colesterol y la presión sanguínea. Los altos niveles de azúcar en sangre, grasa y colesterol contribuyen a angostar y endurecer las arterias, lo que limita el flujo sanguíneo de los pies.

  9. 9

    Masajea tus pies enérgicamente usando tus manos o pide a alguien que lo haga. El masaje estimula tus vasos sanguíneos permitiendo una mejor circulación de la sangre.

Consejos y advertencias

  • Si no puedes conseguir calcetines terapéuticos para diabéticos, elige unos comunes que no tengan bordes apretados o que requieran ligas ya que pueden restringir el flujo de sangre a los pies. Puedes usar almohadas para elevar tus extremidades, cuando te resulte necesario, sino puedes conseguir almohadones con el contorno de las piernas que se adapten a tus necesidades o a tu presupuesto.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media