Cómo aumentar el flujo sanguíneo y la circulación

Escrito por john zaremba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Si tus brazos y piernas están constantemente fríos, acalambrados o adormecidos, puede ser una señal de que tienes mala circulación sanguínea. Cuando la sangre no fluye adecuadamente a través del cuerpo se pueden producir una serie de problemas de salud, entre los que se incluyen ataques cardíacos, angina de pecho y derrame cerebral. Hay muchas maneras de aumentar el flujo sanguíneo; por ejemplo: hacer ejercicio, seguir una dieta, tomar cierta medicación y someterte a una cirugía. Pero, antes de tratar de ayudar al corazón a hacer su trabajo, es importante que hables con tu médico para planificar el mejor método para ti.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Un enfoque médico

  1. 1

    Ten en cuenta tu estilo de vida. Tienes un mayor riesgo de tener una mala circulación si fumas, tienes antecedentes familiares de problemas cardíacos, llevas un estilo de vida sedentario (es decir, de poca actividad física), o si tu dieta es rica en grasas saturadas y colesterol.

  2. 2

    Busca los signos de esta afección. A pesar de que algunos de los signos de mala circulación son obvios, otros no lo son. Según la Clínica Mayo, algunos de los síntomas de mala circulación son: las úlceras purulentas en los pies, dedos de los pies y piernas, cambio en el color de las piernas, pérdida del vello de las piernas y cambios en las uñas de los dedos de los pies.

  3. 3

    Visita a tu médico. Si crees que tienes mala circulación, tu médico puede diagnosticarla mediante la realización de un examen físico básico, un análisis de sangre o una angiografía. Esta última es una prueba en la cual el médico inyecta un tinte en el torrente sanguíneo y luego, mediante imágenes de rayos X, monitorea el flujo sanguíneo.

  4. 4

    Sigue las indicaciones del médico. Son muchas las causas de la mala circulación; entre ellas se incluye: el colesterol alto, presión sanguínea alta y coágulos de sangre. Tu médico puede hacerte una receta dependiendo de cuál sea la causa, o recomendarte que te sometas a una cirugía. Si tienes algún vaso sanguíneo obstruido, el doctor puede eliminar dicha obstrucción con un pequeño globo (angioplastia) o crear un desvío alrededor de dicha obstrucción con un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo (cirugía de bypass).

    Abordaje desde el estilo de vida

  1. 1

    Deja de fumar. Los fumadores corren un riesgo mucho mayor de desarrollar una enfermedad cardíaca y una arteriopatía periférica.

  2. 2

    Come de forma saludable. Los alimentos buenos para el corazón, como las frutas y verduras crudas, los alimentos bajos en colesterol y en grasas saturadas, pueden ayudarte a mejorar la circulación. La Clínica Mayo recomienda el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3. Entre estos se incluyen el salmón, la caballa, el arenque, las semillas de lino, las nueces, los porotos de soja y el aceite de canola.

  3. 3

    Realiza ejercicios. Los músculos bien ejercitados consumen oxígeno de manera eficiente. Tu médico puede ayudarte a desarrollar un plan de ejercicios adecuado a tu edad y condición física, pero en general, la Clínica Mayo recomienda realizar entre 30 a 60 minutos de actividad física moderada a energética casi todos los días de la semana.

  4. 4

    Cuida tus pies. Según la Clínica Mayo, es importante usar zapatos que calcen bien. Las medias de compresión también pueden ayudar a aumentar la circulación. Además, toma medidas para evitar infecciones, lávate los pies todos los días, recorta las uñas con cuidado, y no camines descalzo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles