¿Ayuda el calor húmedo a aliviar los dolores de la gota?

Escrito por james rada, jr. | Traducido por patricia a. palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Ayuda el calor húmedo a aliviar los dolores de la gota?
Alrededor del 90 por ciento de los ataques de gota son en las articulaciones de los dedos gordos de los pies. (counting toes image by pixelcarpenter from Fotolia.com)

La gota se produce cuando se acumula demasiado ácido úrico en la sangre, ya sea porque el cuerpo produce demasiado o porque no lo puede eliminar de manera eficiente. Las cantidades excesivas de ácido úrico forman cristales que se incrustan en las articulaciones y causan dolor intenso. La forma más segura de tratar los dolores de la gota es con medicamentos, pero al aplicar calor húmedo en el área se puede reducir el dolor rápidamente.

Otras personas están leyendo

Signos y síntomas

Un ataque de gota suele estar marcado por un dolor agudo que puede llegar a ser insoportable en un día. El área del dolor se siente caliente al tacto y se ve roja e hinchada. También, estará muy sensible. Alrededor del 90 por ciento de los ataques son en las articulaciones de los dedos gordos de los pies, pero también se pueden experimentar en otras articulaciones, como tobillos, rodillas, muñecas y los dedos de las manos. Los ataques duran de tres a 10 días con períodos irregulares entre los ataques. Con el tiempo, se producen con mayor frecuencia e intensidad.

Función

El calor húmedo --un baño o una compresa caliente-- aplicado a la articulación dilata los vasos sanguíneos de la zona y mejora la circulación para acelerar el alivio del dolor. También, se cree que el calor ayuda a que los cristales de ácido úrico sean más solubles, lo que puede ayudar a que el cuerpo los disuelva y elimine más rápidamente. El calor además alivia el dolor y reduce la rigidez.

Identificación

Se puede utilizar calor húmedo para tratar la gota de diversas maneras. Las farmacias venden parches y compresas de calor que pueden ser activados y colocados sobre una articulación. Puedes sumergirte en una piscina climatizada, un jacuzzi, o tomar un baño de tina o una ducha caliente. Usa agua que puedas tolerar cómodamente y sin quemarte. No tomes un baño de tina caliente ni uses un jacuzzi si estás embarazada, tienes diabetes, presión arterial alta o enfermedades cardiovasculares.

Frecuencia

El calor húmedo tardará por lo menos 15 minutos en hacer efecto. Úsalo dos veces al día en las áreas donde sigas sintiendo dolor. El objetivo es calentar los tejidos profundos lo suficiente como para relajar los músculos y dilatar los vasos sanguíneos. Mientras más larga y más caliente sea la terapia, más calor penetrará en el área afectada.

Consideraciones

El calor y el frío se pueden utilizar juntos para reducir la inflamación y el dolor. La terapia con frío entumece los nervios alrededor de la articulación afectada, lo que reduce el dolor. El frío también es un gran antiinflamatorio. Puedes usar compresas frías o sumergir las articulaciones en agua fría. Trata de mantener la articulación afectada en el frío durante 15 minutos por lo menos.

Gota aguda

La terapia de calor funciona mejor en la gota crónica. El dolor de los ataques de esta es menor que el se siente en un ataque agudo. La terapia de calor no proporciona un alivio sustancial para la gota aguda, aunque puede ser útil en conjunción con otros tratamientos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles