Cómo ayudar a tu bebé a voltearse en el útero

Escrito por michelle johnson | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo ayudar a tu bebé a voltearse en el útero
Sentir tu estómago puede ayudar a determinar la posición de tu bebé. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La posición ideal para un bebé al nacer es con la cabeza hacia abajo, mirando hacia tu columna y con la espalda contra tu estómago. Esta posición alinea a tu bebé en el camino más fácil a través de tu pelvis. Los bebés que se colocan con los pies hacia abajo, acostados de lado o incluso con su cara frente a tu estómago enfrentan un mayor riesgo de complicaciones durante el parto. Tendrán más dificultades a través de tu pelvis, lo cual puede conducir a un parto más doloroso y con mayor probabilidad de realizar una cesárea. Si tu bebé está en una posición de parto no óptima, tratar de girar la cabeza del bebé hacia abajo puede aumentar tus probabilidades de un parto exitoso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Pídele a tu médico o partera que manipule suavemente tu estómago, un procedimiento llamado versión cefálica externa (VCE), después de 36 semanas para alentar al bebé a la posición "salto mortal" con la cabeza hacia abajo. Relaja los músculos del estómago durante el procedimiento con medicamentos o con esfuerzo deliberado. Repite la VCE por segunda vez si el primer intento no funciona. (Ver Referencias 3)

  2. 2

    Utiliza una inversión inclinada hacia delante para ayudar a un bebé a moverse en la correcta posición con la cabeza hacia abajo. Eleva las rodillas y las caderas entre 12 a 20 pulgadas (30,48 a 50,8 cm) por encima de tu cabeza en una posición segura que puedas llegar fácilmente hacia arriba sin caerte. Por ejemplo, arrodíllate en la parte superior de las escaleras y sostente hacia arriba con tus brazos, un par de peldaños hacia abajo. Pídele a alguien que te sostenga los hombros con firmeza para apoyarte. Mantén la posición durante uno o dos minutos para estirar los ligamentos cervicales. Repite dos veces si tus músculos abdominales están flojos, puedes fácilmente identificar las extremidades y la cabeza de tu bebé presionando sobre tu abdomen. Repite una o dos veces al día durante varios días si tus músculos abdominales están tensos, no puedes identificar las extremidades y la cabeza de tu bebé a través de tu piel.

  3. 3

    Intenta la Técnica Alexander para voltear la cabeza del bebé hacia abajo a partir de las 36 semanas o después. Arrodíllate sobre tus manos y rodillas sobre una superficie enmoquetada, manteniendo las manos directamente debajo de los hombros y tus rodillas directamente debajo de las caderas. Comienza a arrastrarte muy lentamente, cuidadosamente tirando de una pierna de manera que todavía ligeramente toque el suelo. Muévete en un ritmo cómodo, respira profundamente y haz una pausa entre los pasos. Imagínate que estás siendo lentamente empujada hacia delante por un solo pelo. Detente a los 10 minutos e inclínate hacia adelante en la posición de rodilla a pecho. Apoya tu cabeza y los antebrazos en el suelo, coloca las manos en forma plana al lado de tu cabeza y mantén los codos en línea recta con los hombros. Relájate durante unos minutos antes de levantarte. Repite la técnica de dos a tres veces al día hasta que tu bebé se voltee.

Consejos y advertencias

  • No te preocupes por la posición del bebé hasta las 34 semanas en el primer embarazo o semanas 37 a 38 si ya has tenido un bebé. Mientras que el 20 por ciento de los bebés están de nalgas, con los pies o la parte inferior hacia abajo, a las 30 semanas, sólo el 4 por ciento permanece de nalgas cuando empieza el parto, de acuerdo con la parturienta educadora, Ilana Machover. Muchos bebés se voltearán por su cuenta sin ningún tipo de ayuda antes del parto.
  • Siempre consulta con tu médico o partera antes de intentar girar al bebé por tu cuenta para asegurarte de que no haya ninguna razón médica por la cual el método podría no ser seguro para ti.
  • Acerca del 0,5 por ciento del tiempo, el VCE causa complicaciones, tales como sangrado de la placenta, que dan como resultado la necesidad de una cesárea de emergencia. Por esta razón, el procedimiento sólo debe ser intentado en un lugar donde el médico inmediatamente pueda realizar una cesárea si el bebé desarrolla un problema.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles