Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía

Escrito por pablo gowezniansky
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía
Debes ayudar sin comprometer tu propia energía. (Highwaystarz-Photography/iStock/Getty)

¿Te has preguntado por qué ayudar a veces te pone exhausto? Cuando te ofreces para asistir a otra persona debes hacerlo sin comprometer tu propia energía. Así estarás fresco, de buen ánimo y con ganas de seguir ayudando. Por eso aquí aprenderás cómo aprender a registrar tu caudal energético, cómo mantenerlo estable, de qué manera colaborar con los demás y qué hacer para que tu capacidad energética crezca con cada día.

Otras personas están leyendo

Registro de tu energía

Lo primero que tienes que hacer es saber a ciencia cierta de cuánta energía dispones. No puedes pretender hacer emprendimientos, incluirte en grupos de ayuda social, recibir visitas en tu casa por tiempo indeterminado, o la situación que sea que te esté demandando un gasto de energía extra, si no sabes de cuánta energía dispones. Sé observador y objetivo en tu análisis; de lo contrario, te hallarás un día sumamente fatigado y perderás tu compostura. Cuando tu energía llega a niveles bajos críticos, tu capacidad de raciocinio disminuye, tus emociones se vuelven difíciles de controlar y puedes sentirte desganado sin saber por qué. En una agenda, lleva registro de cuánto duermes por día. A qué hora logras dormirte, cuántas horas de sueño tienes y cómo te despiertas. Haz un registro de cómo te sientes al mediodía y de cómo te sientes a media tarde. Durante toda una semana, toma registro de tu caudal energético en distintos momentos del día. Y termina observando si sientes que tienes una capacidad de gasto extra o si tus actividades cotidianas ya son suficientemente exigentes para ti.

Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía
Tienes que saber de cuánta energía dispones. (www.pexels.com)

Manutención de tu caudal energético

Para ayudar a los demás, necesitas que tu energía se mantenga estable. Para eso, es necesario que procures tener hábitos saludables. Busca resolver tus problemas; no acumules información en tu mente que pueda ser resuelta en lo inmediato. Descansa bien. Cuida tu cuerpo. No discutas por el hecho de discutir; hazlo cuando sientes que es necesario. Mantén relaciones laborales y familiares sanas. Ordena tus horarios y sé productivo. Si sigues hábitos sanos, tu energía se mantendrá estable y no se escapará de tu cuerpo.

Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía
Necesitas que tu energía se mantenga estable para poder ayudar a los demás. (viaimmobiler.com)

Empatía sin compromiso

Al momento de ayudar a los demás, no puedes considerar las situaciones externas como si fueran las tuyas propias. Si te identificas con el problema del otro, lo sentirás como si fuera un problema tuyo y eso te generará un consumo energético muy grande. No sólo que perderás imparcialidad al momento de ayudarlo, sino que su problema te consumirá y sentirás que estás cargando con un nuevo peso sobre tus hombros. Sé empático, pero no te comprometas al punto tal de sentir que la dificultad del otro te está pesando. Sé inteligente: mientras más fresco e imparcial estés, menos se desgastará tu energía y más podrás ayudar a quien sea que lo necesite.

Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía
No consideres las situaciones externas como si fueran problemas tuyos. (www.goodtherapy.org)

Tener paciencia

En muchas ocasiones, las situaciones tienen una resolución lenta y no depende de ti cuánto tardará esto en ocurrir. Si te dejas llevar por la ansiedad, comenzarás a tener el problema en tu cabeza de manera recurrente, y al no resolverse, destinarás pensamiento y gasto infructuoso de energía. Acepta que las situaciones tienen tiempos que escapan a tu control; sé razonable y aprende a ser paciente. La paciencia es un activo que si logras incorporarlo en sus niveles más profundos, obtendrás mucha paz y tranquilidad en tu vida, estarás más armonioso y lleno de energía.

Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía
Si te dejas llevar por la ansiedad, comenzarás a tener el problema en tu cabeza de manera recurrente. (shop.organicexcellence.com)

No juzgar en exceso

Cuando alguien pide tu ayuda, no está pidiendo que lo juzgues; está pidiendo que logres ponerte en su lugar, que lo comprendas y lo asesores. No para que tú decidas por esa persona, sino porque necesita otro punto de vista, más distante, más objetivo. Sé razonable en tus juicios; comprende a la otra persona antes de emitir cualquier comentario. Cuando juzgas te tomas muy personalmente lo que está sucediendo; y ese compromiso con lo que está sucediendo puede enraizarse en ti y quitarte energía. No seas excesivamente crítico; muchas veces te habrá pasado de estar en una situación y no reaccionar de la manera más eficiente. Comprende que hay un sinnúmero de motivos por los que la otra persona puede tener dificultades en su accionar. Y en base a eso, contempla la situación de la persona y ayuda con sobriedad, sin inmiscuir tus emociones al punto de que te afecte.

Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía
Cuando alguien pide tu ayuda, no está pidiendo que lo juzgues. (www.happyhometherapy.com)

Aumentar tu caudal energético

Si eres una persona voluntariosa y quieres ayudar de manera constante, es importante que no sólo aprendas a observar y cuidar tu energía, también tendrás que estimularla para que esta se desarrolle y crezca. Tener hábitos alimenticios saludables es una manera de no perder una energía excesiva en tus procesos digestivos; esa energía la podrías utilizar de maneras mucho más eficientes que solamente para procesar la comida. Haz actividad física dos o tres veces por semana. Sal a caminar, ve al gimnasio, ve a a spinning o haz actividades energéticas como yoga, tai chi, pilates. Cuando puedas, tómate un día de descanso; elimina los estímulos tecnológicos y permite que tu cuerpo y tu mente descansen, y se regeneren. Una recarga de energía puede lograr maravillas en tu organismo.

Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía
Aprende a estimular tu energía para que se desarrolle y crezca. (yogabusinesschicks.com)

Ser optimista

Siempre que ayudes, si tu estado de ánimo es bueno, tu ayuda más posiblemente sea bien recibida, llegue al corazón de la otra persona y tenga efectos positivos. Para eso es importante tener una visión optimista de la vida; si tu visión es negativa, ayudarás desde la negatividad y conseguirás generar más negatividad. Cuando ayudes, hazlo desde una visión optimista, desde un punto de vista genuino que considere que la situación se resolverá favorablemente, que el futuro deparará mejoras y oportunidades. Si no has viajado al futuro, no sabes qué es lo que ocurrirá más adelante. Y si no lo sabes, ¿por qué ser pesimista? Cambia tu enfoque y ponte optimista; si cambias tu modo de ver las cosas, lo que te suceda también cambiará. Y tu ayuda se volverá más precisa y más saludable.

Cómo ayudar a los demás sin agotar tu propia energía
Cuando ayudes, hazlo desde una visión optimista. (nationalpainreport.com)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles