Cómo ayudar a un niño con trastorno bipolar

Escrito por dan richter | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo ayudar a un niño con trastorno bipolar
(Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

El trastorno bipolar es un trastorno depresivo que afecta entre un 1 y un 3 por ciento de niños de la población general, según el Dr. Mani Pavuluri, director del Programa Pediátrico de Trastornos del Estado de Ánimo en la Universidad de Illinois-Chicago. Los síntomas del trastorno bipolar incluyen profundos cambios de felicidad extática a la depresión profunda, así como la irritabilidad, la rabia inexplicable y los frecuentes cambios de humor. Se pueden tomar varias medidas para lidiar con la enfermedad y ayudar a tu hijo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Literatura informativa
  • Medicación

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Edúcate y enséñale a tu niño sobre la enfermedad. Cuanto más sepas sobre esto, tendrás mayor capacidad de ayudar a tu niño a controlar su medicación y de reconocer los signos de un episodio bipolar. Consulta con un médico o un psiquiatra para que tu hijo tenga un diagnóstico formal. Pregúntale al médico o psiquiatra sobre cómo conseguir literatura informativa sobre el trastorno y las cosas que puedes hacer para ser un mejor padre de un niño bipolar.

  2. 2

    Mantén un horario estricto de la medicación de tu hijo. Si tu hijo es diagnosticado correctamente, lo más probable es que se le dé una receta para ayudarle a equilibrar sus estados de ánimo. Asegúrate de que tu hijo tome sus medicamentos a la misma hora todos los días como se prescribe para ayudarle a que sus síntomas desaparezcan.

  3. 3

    Mantén un horario constante de sueño para tu hijo. La privación del sueño y los ciclos de sueño irregulares son conocidos por lanzar las emociones fuera de equilibrio y hacer que los síntomas del trastorno bipolar empeoren. Trata de que tu hijo vaya a la cama a la misma hora cada noche y que se levante a la misma hora cada mañana. Asegúrate de que esté recibiendo por lo menos ocho horas de sueño.

  4. 4

    Regula el uso de estimulantes como la cafeína y el azúcar. El exceso de cafeína o azúcar pueden afectar el humor de tu hijo y los niveles de energía e incluso provocar un episodio maníaco. Ten cuidado al darle a tu hijo cualquier medicamento adicional para un resfriado o alergias. Lee la caja de cada medicamento antes de dársela a tu hijo para ver si puede interactuar de forma segura con la medicación para el trastorno bipolar.

  5. 5

    Pídele a tu hijo asistir a las sesiones regulares de tratamiento con un terapeuta con licencia. Encuentra un médico o terapeuta que se especialice en el trastorno bipolar o trastornos del humor en general y que tu hijo lo vea en una base regular. El médico o terapeuta puede ayudar a tu niño a aprender a lidiar más con su enfermedad.

  6. 6

    Ten paciencia y comprensión con el niño. Recuerda que tu hijo no está actuando de esta manera por su propia voluntad, sino más bien como una consecuencia del trastorno bipolar. Evita enojarte o molestarte con tu hijo si él está teniendo un episodio bipolar y nunca lo culpes de tener el trastorno. Tales comentarios hirientes pueden afectar negativamente a los estados de ánimo de tu hijo y su temperamento y evitará que confíe en ti.

  7. 7

    Debes estar ahí disponible para tu niño emocionalmente. Sufrir un trastorno bipolar puede generar un cambio de vida, incluso traumático para un niño o adolescente. Apoya a tu hijo dándole tu hombro para llorar, dándole consejos y palabras de ánimo al estar ahí presente para escuchar sus temores y preocupaciones.

Consejos y advertencias

  • El trastorno bipolar tiende a ser diferente en niños que en adultos. Los niños a menudo se presentan con estados de ánimo que tienen elementos de la manía (un estado de ánimo elevado, expansivo o irritable) y la depresión, al mismo tiempo.
  • Los síntomas de este trastorno pueden ocurrir en cualquier momento. Podría comenzar en la infancia, pero los síntomas pueden no aparecer hasta más tarde en la niñez, la adolescencia o la edad adulta temprana.
  • Iniciar un plan 504 o IEP en la escuela involucrará algunas reuniones del equipo con el personal escolar. Recuerda que tú eres un miembro importante del equipo en el desarrollo de un plan 504 o IEP. Tu opinión es importante y debe ser tomada en serio por el personal de la escuela.
  • Conseguir un diagnóstico correcto puede ser muy difícil. Una de las razones es debido a que la enfermedad puede ser diferente en niños que en adultos. Otra razón es que muchos niños pueden tener síntomas de más de un trastorno, como el trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno negativista desafiante, trastorno de la conducta o de un trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles