Lifestyle

Cómo ayunar para hacer un tributo a Dios

Escrito por lacy enderson | Traducido por laura guilleron
Cómo ayunar para hacer un tributo a Dios

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

No siempre es fácil ayunar para hacer un tributo a Dios, pero una vez que hayas comenzado puede ser extremadamente gratificante. El primer día de ayuno es el más difícil. El cuerpo no suele reaccionar bien ante la falta de alimentos. Pero si el ayuno es en honor a Dios y a un propósito especial, cada día que transcurre está lleno de esperanza en las obras que realizará el Señor gracias a tu sacrificio. Cuando ayunes para Dios hazlo siempre con un propósito e intención. De esa forma, cobrarás más fuerza a lo largo de tu objetivo.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un deseo por estar más cerca de Dios

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Ayuna en honor a Dios

  1. 1

    Para recibir la voluntad divina de Dios en circunstancias particulares se necesita dedicarle un tiempo especial a Dios. Por medio del ayuno reconoces que tienes debilidades personales y que dependes de Él. El primer paso para comenzar con el ayuno es admitir que necesitas a Dios. Abandonar la comida es la manifestación externa de un compromiso interno. Ezra 8:23 dice, "Entonces ayunamos y le pedimos a nuestro Dios y Él contestó nuestras plegarias". Para dedicarle un ayuno a Dios se necesita sacrificio y disciplina.

  2. 2

    El propósito de ayunar por Dios no es el de abandonar la comida; se trata de quitar los obstáculos que se interponen en el camino para concentrarte plenamente en Él. Los seres humanos estamos condicionados para comer, por lo general tres comidas al día, además de los refrigerios. Estamos tan preocupados por lo que vamos a comer después que prácticamente no tenemos tiempo para pensar en Dios. Al suspender la comida podrás liberar tu mente para meditar en Él.

  3. 3

    Para que el ayuno en honor a Dios sea efectivo, también tienes que rezar. Los rezos y el ayuno son un arma poderosa contra la adversidad. Joel 1:14 dice, "Declara un ayuno santo; convoca a una asamblea sagrada. Reúne a los ancianos y a todos los que vivan en la tierra de la casa del Señor tu Dios y aclama al Señor". Cuando ayunas por Dios depositas toda tu confianza en Él como el único capaz de ayudarte. Debes recordar durante tu ayuno que Él es fiel y verdadero, dispuesto y decidido a ayudarte de la forma que Él pueda.

  4. 4

    El ayuno en tributo a Dios es muestra de tu veneración hacia Él. Al privarte de lo que deseas se abren las puertas del cielo para darte lo que necesitas. Ayunando y rezando demuestras que te rindes ante Su voluntad. En otras palabras, le estás diciendo, "Todo lo que Tú quieras". El ayuno es un acto de amor inmenso que prueba la devoción que sientes por Él.

  5. 5

    El ayuno no tiene que durar todo el día. Puede ser tan sólo una comida. Por ejemplo, podrías decidirte a abandonar el azúcar o la cafeína. El ayuno en honor a Dios significa sacrificar algo que sea importante para ti. Rendirse ante Dios implica entregarte a ti mismo por ÉL. Aclamamos, "Todo de ti, nada de mi". El ayuno derriba las fortalezas, hace que el poder divino afloje las cadenas de la injusticia y pone en libertad a los cautivos. El sacrificio del ayuno se manifiesta en el espíritu de todo ministro para que pueda actuar en tu nombre y traerte soluciones a todos tus problemas. Si quieres que Dios despliegue sus poderes en tu vida, entonces debes ayunar.

Consejos y advertencias

  • Es probable que durante el ayuno quieras beber jugo o comer galletas, sobre todo los primeros días. Una vez que tu cuerpo se acostumbre, tus necesidades nutritivas disminuirán. Está permitido un poco de jugo o una galleta, pero sólo al comienzo.
  • Asegúrate de enfocar toda tu devoción en Dios cuando estés ayunando. No es necesario que todos se enteren de lo que estás haciendo. Si ayunas para alabar a un hombre y no para obtener el consentimiento de Dios, entonces el ayuno es en vano. Mateo 6:16-17 dice, "Cuando ayunes, no te muestres sombrío tal como lo hacen los hipócritas, pues ellos desfiguran sus rostros para mostrarles a los demás que están ayunando. Te hablaré con la verdad, ellos han recibido su recompensa por completo. Pero cuando tú ayunes, ponte aceite en la cabeza y lávate el rostro, de esa manera los hombres no sabrán que estás ayunando, pero sí lo sabrá tu Padre, quien no puede verse; y será tu Padre, el que observa lo que haces en secreto, quien te compensará".

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media