Cómo usar azúcar o miel para tratar heridas

Escrito por marianne moro | Traducido por georgina velázquez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo usar azúcar o miel para tratar heridas
(Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Los médicos (y la gente todos los días) han utilizado el azúcar y la miel a través de la historia para tratar cortes, quemaduras y otras heridas. La miel ha sido elogiada por sus propiedades antibacteriales, mientras que los antiguos egipcios usaban el azúcar para tratar heridas. Los médicos también utilizaron el azúcar para tratar las heridas del campo de batalla durante la Guerra Civil. Luego, cuando llegaron los tiempos modernos, los hospitales emplearon otros métodos para acelerar la curación de las heridas, con vendas que contienen gel protector que combate la infección. Sin embargo, el azúcar y la miel todavía funcionan igual de bien cuando se aplican a la mayoría de las heridas. Los mismos ingredientes que se utilizan para hornear un pastel también pueden ayudar a sanar ese feo corte o una raspadura.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Solución salina
  • Agua oxigenada
  • Jalea de petróleo
  • Azúcar granulada
  • Miel, cruda u orgánica
  • Gasa
  • Cinta adhesiva

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lava el área a ser tratada, usando agua estéril o una solución salina, antes de aplicar cualquier remedio casero. Limpia un corte profundo con peróxido de hidrógeno, para eliminar los desechos.

  2. 2

    Rodea el área con una capa delgada de jalea de petróleo.

  3. 3

    Determina si vas a usar azúcar o miel en la herida. Las pequeñas quemaduras, cortes y raspaduras responden igual ante azúcar o miel, pero esta última funciona mejor en pies ulcerados de los diabéticos.

  4. 4

    Aplica miel en la herida o quemadura, o rocía azúcar granulada en el área afectada, poco a poco, hasta que el azúcar la tape.

  5. 5

    Corta un pedazo de gasa para cubrir la herida y asegúrala con cinta adhesiva.

  6. 6

    Cambia el vendaje y reaplica el azúcar como sea necesario, hasta cuatro veces al día. Cambia el vendaje de miel en las mañanas y en las noches antes de ir a dormir o más seguido para una herida o quemadura severa.

Consejos y advertencias

  • Calma una quemadura sobre tu lengua o paladar rociando azúcar en ella, o frota un cubo de hielo cubierto con miel sobre el parche blanco "quemado".
  • Poner la miel en una herida ayuda a disminuir los malos olores y la hinchazón.
  • No apliques azúcar a una herida que sangre, eso incrementará el flujo de sangre.
  • No uses azúcar glass o mascabado en la herida, no son tan efectivas como el azúcar granulada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles