Baja azúcar en sangre en los niños

Escrito por cleveland van cecil | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Baja azúcar en sangre en los niños
Aprende a manejar el problema de tu hijo. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Un niño con problemas de baja azúcar en sangre puede ser algo difícil de manejar como padre. Se requiere vigilancia y estar atento a los síntomas para ayudar a tu hijo con su trastorno frustrante y desmoralizante. Aprender cómo tratar la enfermedad de tu hijo y poder pasarle el conocimiento para que él pueda manejarlo como adulto, es la responsabilidad de todo buen padre.

Otras personas están leyendo

Hipoglucemia

La hipoglucemia, o baja azúcar en sangre, es un problema común en los niños con diabetes tipo I. La hipoglucemia ocurre cuando los niveles de glucosa en sangre caen por debajo de lo normal para un niño de esa edad y peso.

Causa

Los niveles de glucosa normalmente caen luego de comer, en especial cuando la comida es rica en carbohidratos, que van al flujo sanguíneo, en donde la insulina, una hormona natural del cuerpo, ayuda a usar la glucosa como fuente de energía. Cuando los niveles de glucosa caen, el glucagón, otra hormona, le dice al hígado que rompa algo de glucógeno para producir más glucosa, de modo que el cuerpo no se debilite.

Quién está en riesgo

Cuando la diabetes se trata con insulina, como en la diabetes tipo I, el cuerpo se confunde. Las inyecciones de glucosa pueden evitar que la glucosa sanguínea alcance sus niveles normales, haciendo que el azúcar en sangre sea bajo. La hipoglucemia en general no ocurre naturalmente en niños menores a 10 años, pero cuando las medicinas son utilizadas para tratar la diabetes, puede volverse una realidad.

Síntomas

Los síntomas del azúcar baja en sangre en tu hijo son variados y pueden ser preocupantes cuando ocurren por primera vez. Las primeras señales de alarma pueden parecer bastante ordinarias: el niño se queja de que siente hambre o de que le duele la cabeza. El niño también se puede volver irritable. Si estos síntomas no son detectados, se pueden desarrollar otros más serios lo que puede ser bastante aterrador. El niño puede comenzar a sufrir de temblores en sus pies. O puede ponerse nervioso e impredecible. La piel se enfría y se siente pegajosa al tacto, a veces tomando un color grisáceo. El niño puede quejarse de que tiene visión borrosa, falta de energía o debilidad y palpitaciones.

Tu hijo probablemente desarrollará sus propios síntomas, combinando algunos de los mencionados previamente. Estos síntomas pueden ser muy preocupantes para un padre inexperto, pero aprender a lidiar con la hipoglucemia en tu hijo te calmará en estas situaciones extremas.

Lectura de baja glucosa en sangre

Antes de hacer cualquier otra cosa, y si cuentas con las herramientas, mide la glucosa en sangre de tu hijo. Una lectura menor a 4 mmol por litro o 72 mg por litro en un niño de 9 años o más o de menos de 6 mmol por litro o 110 mg por litro en un niño menor de 9, junto con otros síntomas, confirma una hipoglucemia.

Elevando la azúcar en la sangre

Para elevar el azúcar en la sangre en un niño, dale algo de liberación rápida o simplemente azúcar. La leche, el jugo sin endulzantes y las gaseosas son buenas maneras de elevar el azúcar en sangre. Sólo debes darle a un niño entre 10 y 15 gramos de carbohidratos para aliviar la hipoglucemia. Si te excedes, corres el riesgo de disparar los niveles de glucosa nuevamente.

Esperando

El azúcar tomará un poco de tiempo en hacer efecto, así que relájate. No dejes que el niño coma nada, aunque se sienta hambriento. Una vez que hayan pasado de 10 a 15 minutos, verifica el nivel de azúcar en sangre una vez más. Si ésta no se ha elevado, dale otros 10 a 15 gramos de carbohidratos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles