Bacterias versus hongos

Escrito por julie scott | Traducido por lucia rolon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Bacterias versus hongos
Las bacterias no son plantas ni animales; son microorganismos unicelulares; los hongos son algo diferentes; son similares a una planta sin necesidad de tener clorofila para sobrevivir. (Larry W. Smith/Getty Images News/Getty Images)

No hay sólo una bacteria. Si las hubiera, en inglés se llamaría "bacterium". "Bacteria" se refiere siempre al plural, en este idioma. Las bacterias no son plantas ni animales; son microorganismos unicelulares que se encuentran siempre juntos por millones o más y componen la mayoría de la biomasa de la Tierra.

Los hongos son algo diferentes; son similares a una planta sin necesidad de tener clorofila para sobrevivir. Se alimentan de la absorción de nutrientes de su entorno y devuelven nutrientes al suelo a través del acto crucial de descomposición. Son organismos microscópicos unicelulares (levadura), pero también pueden ser organismos pluricelulares enormes (champiñones).

Otras personas están leyendo

Bacterias

La forma de las bacterias varía entre tres grupos: esférica, de varilla y espiral. Los bacteriólogos son científicos que se especializan en el estudio de las bacterias. Estos científicos saben que los lugares esterilizados por los humanos no son atractivos para estos microorganismos. Todos los demás lugares están permitidos, desde las profundidades del océano hasta el suelo de la tierra y en la estratosfera (entre 6 y 30 millas [9,66 y 48,28 km] en la atmósfera).

Puede resultar sorpresivo saber que el cuerpo humano necesita de las bacterias, que están disponibles en enormes cantidades. Por supuesto, el cuerpo solo necesita de las bacterias beneficiosas, aquellas que son útiles o neutrales dentro del cuerpo humano. Se ubican en lugares que son destinos comunes para las bacterias peligrosas o agentes patógenos. Estos agentes son responsables de algunas de las enfermedades más mortíferas en la historia de la humanidad. Forman una corta lista que incluye: plagas, fiebre tifoidea, neumonía, tuberculosis, cólera y disentería.

Sobreviven y crecen con fuerza

Los lugares más insólitos y extremos albergan bacterias porque es ahí donde pueden obtener sus alimentos. Pueden sobrevivir, mantenerse y crecer con fuerza en lugares que serían impensados para otros organismos. Generalmente, las bacterias beneficiosas son bastante resistentes y esto puede explicar el hecho de que hace aproximadamente 4 mil millones de años estos organismos fueron los primeros en aparecer en la tierra —y aún siguen aquí.

Muchas personas tienen reacciones negativas a preguntas sobre las bacterias. Teniendo en cuenta que estos microorganismos han estado presentes desde el comienzo, merecen un poco más de respeto. Las tantas maneras que tienen las bacterias de completar el proceso reproductivo han permitido que estos microorganismos se multipliquen por mucho tiempo. Una bacteria puede comer otros organismos, absorber material orgánico muerto o producir sus propios alimentos internamente.

Hongos

Los hongos no son plantas ni animales y, a diferencia de las bacterias, no pueden hacer sus propios alimentos. Necesitan tomar nutrientes de su entorno próximo y pueden descomponerse y devolver nutrientes al suelo. Los hongos son útiles en el campo de la medicina; un ejemplo claro es la penicilina, un antibiótico.

La micología, relacionada con la biología, es el estudio de los hongos. Estos organismos tienen genes, contenidos bioquímicos, rasgos alucinógenos, propiedades venenosas y una capacidad para causar enfermedades. La evolución del microscopio favoreció el establecimiento de la micología como ciencia. Una vez que llegan los hongos del fondo del océano, de rocas secas o ambientes desérticos, van directo abajo del microscopio para que un micólogo pueda estudiarlos en el laboratorio.

Los taxónomos también usan el microscopio para clasificar más de 70.000 variedades diferentes de hongos, pero sienten que ese número es solo la punta del iceberg. Un estimativo un poco conservador sostiene que existen cerca de 1,5 millones de tipos diferentes de hongos.

Alimentación y supervivencia

Los hongos tienen un solo problema: necesitan alimentarse para poder vivir, pero no pueden hacer sus propios alimentos. En cambio, las enzimas digestivas deben descomponer materia que se encuentra alrededor del hongo de modo que las paredes celulares puedan absorberla como alimento. Los hongos han desarrollado varias características para resolver este problema: 1) convertirse en parásitos y alimentarse de su huésped vivo, o 2) desarrollar una relación con otro ser vivo para beneficio de ambos.

El hongo parásito se amarra a huéspedes vivos como plantas, animales u otros hongos, y logra destruir árboles, cultivos y animales de granja. Un tipo de hongo espera a que los organismos muertos se pudran y procede a comerlos, lo mismo que hace con otros compuestos orgánicos.

El hongo simbiótico despide micorrizas, que mejoran la capacidad de la raíz de una planta para absorber nutrientes. Estos son nutrientes que el hongo necesita y los intercambia por minerales que absorbe del suelo. El hongo y la planta se proveen nutrientes mutuamente para que ambos puedan sobrevivir. Esta relación simbiótica beneficia la supervivencia del hongo y de la planta.

Bacterias versus hongos

Estos dos organismos unicelulares también tienen tendencias parasitarias, pero por razones diferentes. Los hongos necesitan nutrientes que otro huésped vivo tiene en abundancia; a su vez, el huésped vivo necesita minerales que el hongo puede asegurar del suelo. Esta relación de "necesidad" existe para el beneficio del hongo y de su huésped. Los hongos ofrecen tantos aspectos positivos como negativos a la vida. Positivamente, es un gran beneficio para la medicina (penicilina) y la preparación de alimentos (levadura). Negativamente, actúa como patógeno que causa infecciones y enfermedades.

Por su parte, las bacterias son grupos de células menos organizado sin una estructura clara o un núcleo definido. Son semiindependientes ya que pueden hacer sus propios alimentos para sobrevivir. Su tendencia parasitaria aparece cuando la bacteria cambia de ubicación. Las bacterias ofrecen atributos positivos y negativos para los seres humanos. Las bacterias beneficiosas protegen al cuerpo mientras que las bacterias enemigas introducen enfermedades en los seres humanos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles