Cómo bañar a un Chihuahua

Escrito por sylvia cochran | Traducido por contributing writer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo bañar a un Chihuahua
Aprende a bañar tu perrito. (cynoclub/iStock/Getty Images)

El Chihuahua es una de las razas más pequeñas y adorables. La mayoría pesa menos de seis libras (2,7 kg) y tienen cabello corto o mediano, orejas largas y ojos algo sobresalientes. A menudo se los ve en brazos de celebridades o en los bolsos para perros especialmente diseñados para las mujeres amantes de sus mascotas. La opinión general es que estos perritos mimados no necesitan ser bañados tan a menudo como otros perros. Algunos sugieren que su piel es demasiado sensible para tolerar baños regulares. Eso no es verdad. Sigue esta guía y aprende cómo bañar a un Chihuahua y proteger su piel sensible al mismo tiempo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un cepillo de cerdas naturales
  • Un lavabo
  • Una alfombra de baño
  • Una regadera
  • Agua tibia
  • Champú para perros recetado
  • Una toalla gruesa

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Cepilla el pelaje de tu Chihuahua. Si tu perro tiene pelo corto esto no es necesario, pero si tiene pelo de longitud mediana o larga deberías hacerlo de forma periódica, y más aún antes de bañarlo. Recuerda que los nudos y el pelaje enmarañado se ponen peor cuando se mojan. Cuida estos problemas comunes del pelo del perro antes del baño y no tendrás que cortarlos luego.

  2. 2

    Coloca una pequeña alfombra de baño en el lavabo de la cocina. Es una buena idea utilizar el lavabo porque está ubicado a una altura adecuada que te permite acceder al perro con facilidad. Podrías usar una bañera si lo deseas, pero a la mayoría de los dueños de Chihuahuas no les gusta la tensión en la espalda. Ubica la alfombra sobre el fondo del lavabo para evitar que el pequeño perro se resbale. Los Chihuahuas se asustan con facilidad y perder el equilibrio en un lavabo resbaloso, aunque sea por un momento, hará que intenten saltar y se podrían lastimar.

  3. 3

    Llena una pequeña regadera con agua tibia. Adicionalmente, coloca alrededor de una pulgada (2,5 cm) de agua tibia en el lavabo.

  4. 4

    Dile palabras tranquilizadoras a tu pequeño Chihuahua y colócalo en el lavabo. Salpica un poco del agua ubicada en el lavabo sobre su cuerpo. Ten cuidado y evita la zona de los ojos, las orejas y también el hocico.

  5. 5

    Masajea el champú recetado sobre la piel del animal. El mejor tipo de champú es alguno que sea especialmente formulado para perros con piel sensible. Este producto permitirá que bañes a tu Chihuahua una vez por semana sin que se le seque la piel ni se le vuelva escamosa.

  6. 6

    Quita el tapón del lavabo. Levanta la regadera y cuidadosamente enjuaga el champú. Realiza tantas pasadas con la regadera como sean necesarias para asegurarte de que hayas eliminado todo el jabón y el agua corra limpia.

  7. 7

    Saca al perro del lavabo envuelto en una toalla gruesa y grande. Estas telas son generalmente muy absorbentes y no será necesario que seques al animal, simplemente mantenlo cerca tuyo y paséalo envuelto en la toalla por un rato. Luego de algunos minutos, casi toda la humedad habrá sido absorbida por la toalla.

  8. 8

    Coloca la toalla en el piso y permite que el perro se escape de ella y se termine de secar solo.

Consejos y advertencias

  • No uses un secador de pelo con tu Chihuahua, a menos que tenga el pelo largo. No importa cuán silenciosa sea la secadora, los perros pequeños las odian.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles