Mi bebé de 2 meses no puede respirar con la nariz llena de mucosidad

Escrito por damiana chiavolini | Traducido por marina boninni
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Mi bebé de 2 meses no puede respirar con la nariz llena de mucosidad
Las infecciones respiratorias superiores son comunes en los bebés. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Un bebé tiene un sistema inmune inmaduro y durante sus primeros meses de vida estará expuesto a muchos agentes que causan infecciones, alergias y reacciones. Una nariz con mucosidad es uno de los signos de una enfermedad respiratoria superior y es muy común en los bebés. Puede hacer que tu bebé no respire apropiadamente y puede interferir en la comida y el descanso. Contacta a tu pediatra para descartar posibles infecciones serias.

Otras personas están leyendo

Causas

Una nariz con mucosidad puede ser causada por excesiva salivación debido a la dentición, alergias o infecciones respiratorias. Una causa probable de la congestión en un bebé de 2 meses es el resfrío común, una infección viral. A esta edad, tu bebé se resfriará más de una vez ya que su sistema inmune estará creando las defensas necesarias para derrotar infecciones futuras. Además de una nariz con mucosidad, tu bebé estornudará y puede llegar a desarrollar un poco de fiebre, tos y pérdida del apetito.

Tratamiento

No hay una cura para el resfrío común, pero los síntomas de tu bebé pueden ser aliviados si es necesario. Instala un humidificador en la habitación de tu bebé para mantener el aire húmedo y eleva su cabeza levantando el colchón de la cuna en esa zona. Estos remedios ayudarán a tu bebé a respirar y dormir mejor. Coloca un poco de vaselina debajo de su nariz para evitar la irritación de la piel. No le des descongestivos a tu bebé, ni gotas para la nariz, o medicamentos para la tos, a menos que el pediatra te lo recomiende.

Succión de la nariz

El método más efectivo para limpiar la nariz de tu bebé y mejorar su respiración es la aspiración del moco con un aspirador nasal. Acuesta a tu bebé sobre tu brazo, manteniendo tu mano sobre su nuca. Ablanda el moco con un poco de solución salina durante 10 o 15 segundos. Aprieta el aspirador y coloca la punta en la entrada del orificio nasal de tu bebé. Suelta la parte del aspirador que estabas apretando y succiona el moco. Aprieta el aspirador sobre un papel tisú y repite el procedimiento en el otro orificio nasal. Lava el aspirador con jabón y enjuaga con agua tibia.

Complicaciones

La infección del oído es una complicación del resfrío común en los niños. Un bebé no puede sonarse la nariz, es por eso por lo que el exceso de moco en un momento llegará a sus oídos, lo que causará la multiplicación de la bacteria y dará lugar a la otitis. Si tu bebé tiene la nariz con moco y se toca el oído constantemente, pide un turno al pediatra. Si tiene más de 100,4 Farenheit (38° C) y su tos continúa por más de 14 días, visita al médico para descartar una bronquitis o una gripe.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles