Cultura y ciencia

Cómo beber vino tinto y vino blanco

Escrito por katherine sheldon | Traducido por enrique pereira vivas
Cómo beber vino tinto y vino blanco

Beber vino utiliza tu sentido del olfato, la vista y el gusto.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Muchas personas encuentran que beber y entender el vino es algo intimidante. Con la gran variedad de vinos y productores en el mercado, muchos tienden a alejarse del vino o se limitan a la compra de un solo tipo. Sin embargo, una gran manera de aprender, apreciar y adquirir conocimientos sobre el vino es simplemente a través de la degustación y el consumo de vinos. Mediante el uso de tu sentido de la vista, el olfato y el gusto, uno puede aprender a identificar los diferentes vinos por su color, aroma, sabor y textura.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Vino tinto
  • Vino blanco
  • Licorera
  • Clases de vino blanco
  • Clases de vino tinto

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige copas de vino en función del tipo de vino que estás bebiendo. Las copas deben ser claras para que puedas observar el color del vino. Las copas de vino blanco tienen cuencos y aberturas en la parte superior cuando se compara con las copas de vino tinto más pequeñas. Esto ayuda a mantener un vino blanco frío. Las copas de vino tinto tienen una forma de globo con una abertura más grande en la parte superior. Esto permite que el aire se mezcle con el vino tinto produciendo unos aromas y sabores más fuertes. Las copas pueden venir con o sin tallo. Al verter el vino en una copa no la llenes a más de la mitad.

  2. 2

    La decantación de un vino separa el vino de cualquier sedimento. Los vinos blancos no necesitan decantación y la mayoría de los vinos tintos tampoco, a menos que sea un vino más viejo. Por ejemplo, decanta un Burdeos, que es de 10 años o más o un California Cabernet Sauvignon que es de ocho años o más. Cuando decantes un vino, vierte el vino en la botella cerca de una vela u otra fuente de luz. A los primeros signos de sedimento, deja de verter y permite que el sedimento caiga a la parte inferior de la botella colocándola sobre una mesa. Una vez que veas el sedimento en el fondo de la botella, vierte el resto del vino en el decantador. También puedes dejar respirar a un vino tinto dejándolo reposar destapado durante varios minutos antes de servir. Además, puedes comprar un aireador, que se coloca sobre la botella y ayuda a mejorar la calidad del vino mediante la mezcla de los sabores.

  3. 3

    Servir el vino a la temperatura adecuada también mejorará el sabor de un vino. Sirve los vinos blancos entre 45 y 60 grados (7,22 y 15,55 ºC). Los vinos tintos ligeros, como Tempranillo, Pinot Noir y Sangiovese tienen mejores sabores entre 55 y 60 grados (12,77 y 15,55 ºC). Los vinos tintos audaces como el Cabernet Sauvignon o Merlot se sirven mejor entre 60 y 65 grados (15,55 y 18,33 ºC). Usa un termómetro de vino para obtener una lectura exacta.

  4. 4

    Sostén una copa de vino hasta una servilleta blanca o una tela para mirar el color. El color puede decirte la edad de un vino, dónde se produjo y si fue envejecido en barricas de roble. Los vinos blancos se oscurecen a medida que envejecen. Cuando un vino blanco se vuelve muy oscuro no es potable. Los vinos tintos se aclaran con la edad.

  5. 5

    Agita una copa de vino blanco o de vino tinto para mezclarlo con el oxígeno y ayudar a liberar los aromas. El aroma se llama la "nariz" del vino. Toma una buena aspiración tres veces, tomando nota de los sabores. Algunos sabores que puedes tener en cuenta en un vino blanco son manzana, pera, melón, pomelo o roble. En los tintos más ligeros puedes oler, fresas, frambuesas y cerezas. En los tintos más oscuros puedes oler el chocolate, pimienta, grosella negra o moras.

  6. 6

    Toma un sorbo de vino y mantenlo en la boca durante tres a cinco segundos antes de tragarlo. Comienza evaluando el vino por un minuto en intervalos de 15 segundos. Durante los primeros 15 segundos el vino sorprenderá tus sentidos. Puede que estés notando la acidez o el nivel de la fruta en el vino. En los próximos 15 segundos, comenzarás a notar los sabores del vino. Durante los siguientes 15 segundos formarás una opinión de si te gusta el vino o no. Los últimos 15 segundos de la prueba mide la "longitud" del vino. La longitud describe la duración en que los componentes se equilibran y continúan en tu boca, de acuerdo con "Windows on the World Complete Wine Course", de Kevin Zraly. Al tomar al menos 60 segundos entre el primero y el segundo sorbo al probar un vino nuevo, puedes evaluar y obtener una apreciación de los sabores del vino y las texturas y el tiempo que dura en tu lengua.

Consejos y advertencias

  • Cuando estés en una cata de vinos, degusta los vinos en orden, desde el más ligero al más oscuro. Comienza con los vinos blancos y luego pasa a los vinos tintos.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media