¿Por qué los bebés necesitan humidificadores?

Escrito por kim blakesley Google | Traducido por nicolás arellano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Por qué los bebés necesitan humidificadores?
Bebés y humidificadores. (Baby image by Yvonne Bogdanski from Fotolia.com)

Aunque no son obligatorios, los humidificadores sí que ayudan a que los bebés estén más cómodos. Ya sea de aire frío o caliente, puede usarse para agregar humedad al aire, lo que ayuda al bebé. La humedad contribuye a mantener los conductos nasales y los del seno menos secos para que así estén libres de irritación. El humidificador debería estar puesto en la habitación donde el bebé duerme la mayoría del tiempo.

Otras personas están leyendo

Conductos nasales

Los niños tienen conductos nasales bastante pequeños que pueden congestionarse con facilidad, lo que es bastante frecuente en los bebés más chicos. Los bebés más grandes y los niños no parecen ya tener problemas de congestión ya que los conductos a esa edad ya comienzan a aumentar de tamaño. Si agregas un poco de humedad al aire, ayudarás a que el bebé respire mejor porque mantendrás el interior de los conductos nasales un poco menos secos.

Remedios

No se recomienda dar remedios contra la congestión a bebés que tengan menos de 6 meses. Por el contrario, puedes conseguir esos dilatadores nasales para agregar al agua del humidificador. Ese aire tranquilizador, ahora compuesto también por medicamento, proporcionará una nueva manera de que los conductos nasales reciban un poco de medicina que los ayudará a aliviar la congestión.

Humidificadores cálidos contra los fríos

No hay ninguna diferencia en cuanto a mejoras entre un humidificador más cálido o más fresco. Ambos agregarán la humedad necesaria dentro del aire, que ayudará a que el bebé respire mejor. El cálido produce un vapor que puede aflojar el pegamento de los tapizados de papel y hacer que se caiga de las paredes. Por el contrario, los humidificadores fríos provocan que la temperatura de la habitación esté más fresca que de lo de costumbre, porque el vapor que se produce hace que el aire se enfríe.

Cuidados con el humidificador

Es extremadamente importante que limpies tu humidificador una vez a la semana, porque cualquier tipo de germen que pudiera llegar a acumularse será propagado por el aire a través del vapor. Además, si lo limpias, también quitarás todos los químicos que quedan del agua evaporada y que se juntan adentro del equipo. Algunos bebés son más sensibles a este tipo de químicos y pueden causar en algunos niños problemas pulmonares.

Seguridad

Si llenas el humidificador con agua del grifo que fue purificada con un filtro o destilada, contribuirás a que las bacterias no se desarrollen y evitarás que algunos minerales, que no son necesarios para el bebé, se distribuyan por toda la habitación. Ubica el humidificador a por lo menos 3 pies (90 centímetros) de distancia de la cuna del niño, porque, de lo contrario, el bebé podría llegar a tocar el artefacto desde donde duerme. También ten en cuenta de ponerlo lo suficientemente alto como para que un bebé que está empezando a gatear no llegue hasta allí.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles