Hazlo Tu: Trayendo el spa a casa

  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Olvídate del spa y ve a tu cocina si quieres una piel y un cabello hermoso

Hazlo Tu: Trayendo el spa a casa
(Comstock Images/Comstock/Getty Images)

Los dermatólogos y los esteticistas están de acuerdo en que algunos tratamientos de belleza caseros funcionan dependiendo de los ingredientes, el tipo y la condición de tu piel, y qué estés tratando,

Todos tratan de ahorrar dinero hoy en día y, cuando se trata de recortar gastos, las visitas semanales al spa y al salón de belleza son lo primero en desaparecer. Hay mucha información en todos lados sobre cómo ahorrar dinero y consentirse uno mismo usando ingredientes que probablemente tengas en tu refrigerador o despensa. Pero ¿realmente funcionan estos tratamientos de tipo “hágalo usted mismo” o sólo te harán armar un gran embrollo?

Los tratamientos caseros sí funcionan... a veces

Los dermatólogos y los esteticistas están de acuerdo en que algunos tratamientos de belleza caseros funcionan dependiendo de los ingredientes, el tipo y la condición de tu piel, y qué estés tratando.

Por ejemplo, un régimen de avena y miel para exfoliar la piel es ideal para las personas con piel normal. “Cualquier cosa áspera y gruesa puede funcionar. Muchas veces, la gente USA sal marina o sal gruesa, que también son buenas”, dice la Dra. Marina Peredo, profesora clínica asociada al Centro Médico Monte Sinaí de Nueva York y Jefa dermatóloga del Spa Médico Spatique de Smithtown, Nueva York.

La esteticista matriculada Shalea Walker, dueña de la Farmacia Walker en Jersey City, Nueva Jersey, afirma que los ingredientes de cocina son especialmente efectivos en lo que a hidratación se refiere.

Simplifica

Cuanto menor sea la cantidad de ingredientes, mejor. Dice Walker: “Yo me apegaría a un par de ingredientes, como azúcar y aceite de oliva. El pepino y las patatas son buenos, en realidad, para los ojos inflamados o hinchados”.

Para un tratamiento de exfoliación del cuerpo entero, mezcla sal y miel para fregar tu cuerpo, o intenta con un baño de leche. El ácido lácteo funciona como un exfoliante suave. Además, la leche puede usarse para tratar quemaduras u otras dolencias.

“Tengo muchos pacientes que vienen con quemaduras causadas por el sol o alergias graves y les digo que se coloquen una compresa fría de leche”, cuenta Peredo. Un buen baño de avena puede calmar un sarpullido molesto. También aconseja, para un orzuelo o absceso, colocar una bolsita de té tibia sobre la zona para drenar la infección.

El rostro

Hazlo Tu: Trayendo el spa a casa
(Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Muchos de los ingredientes de tu cocina pueden aplicarse sin peligro sobre tu cuerpo, pero los expertos recomiendan tener cuidado cuando se trata de aplicarlos sobre tu rostro.

“Si vas a poner algo sobre tu rostro, yo solo lo usaría como un factor hidratante para la piel seca”, dice Walker. Por ejemplo, una aplicación pequeña (del tamaño de una moneda de 25 centavos) de aceite de oliva funciona como un limpiador suave, y una aplicación más pequeña (tamaño moneda de 10 centavos), como un humectante. Continúa con una mezcla de agua y azúcar negra para la exfoliación.

Paredo sugiere que agregues un toque de limón al régimen de avena y miel para crear un iluminador natural que aclare las zonas oscuras. Esta fruta es especialmente buena para las zonas oscuras de la piel, agrega Walker, “pero siempre hidrata muy bien la piel antes de aplicar el limón para que no la queme.”

Si sólo quieres un producto hidratante, aplica simplemente la mezcla de avena y miel en forma de máscara durante seis minutos y luego enjuágala. “La miel es un hidratante natural excelente”, explica Peredo.

Evita los ingredientes abrasivos que puedan llegar a cortar la piel, como las semillas o las nueces. “USA solamente cosas que se disuelvan, como la avena o la harina de maíz”.

Respecto a tu cabello

Si tratas de ahorrarte esas citas caras con el peluquero, no necesitas buscar mucho: encuentra en tu despensa los productos que necesitas para mantener un brillo saludable. El aceite de oliva no sólo hace maravillas en tu piel, también puede ser mágico para tu cabello.

“Puedes usarlo como un tratamiento antes de lavarte el cabello o como un tratamiento de aceite caliente”, dice Walker. Para un tratamiento de proteínas, USA una mezcla de huevos y mayonesa seguida de un enjuague frío con miel, jarabe de arce o incluso cerveza para el brillo. “Esto es genial para cualquier tipo de cabello”, afirma Walker. “Pero no te pases con la cantidad.”

Si quieres unos reflejos, ten en cuenta que el limón aclara el cabello de la misma forma que aclara la piel. “Usar un limón o una lima en el cabello y sumarle luz solar creará los reflejos por la acidez del producto y su reacción al sol”, explica Peredo. Sin embargo, advierte que “si el limón o la lima caen sobre la piel y te expones al sol, puede llegar a oscurecer la piel en esa zona.”

Manteniendo tu producto

Walker recomienda que, cualquiera sea el remedio que crees en tu cocina, sólo prepares la cantidad necesaria para usarlo una sola vez, especialmente si la mezcla lleva agua. “Cuando el agua toca el producto, el riesgo de contaminación es muy alto”, dice Walker. “Si la mezcla contiene manteca o aceite, está bien, durará más tiempo, pero si está hecha con agua, no tendrá una vida útil muy larga. Guárdala durante cinco días como máximo”.

Cuando los tratamientos caseros te fallan

Mientras que los tratamientos de tipo “Hágalo Usted Mismo” son útiles para los cuidados básicos, usarlos para tratar ciertas condiciones de la piel y del cuero cabelludo podría empeorar el problema. “Si alguien tiene eccema, existe la posibilidad de que estos tratamientos rompan la barrera de la piel y de que ésta se infecte”, dice Peredo. “En ese caso, necesitas antibióticos y medicación, no remedios caseros”.

La piel propensa al acné es especialmente vulnerable. “La piel ya está inflamada, así que usar azúcar sobre una piel en esas condiciones no sería buena idea porque podrías abrir alguna espinilla mientras frotas el azúcar. Eso podría provocar que se esparcieran aún más bacterias y se generaran más espinillas”, explica Walker. “Debes ver a un profesional o usar productos específicos que contengan ingredientes como ácido salicílico, peróxido benzoico o ácido glicólico”.

Lo mismo puede decirse de los preparados antienvejecimiento: “Necesitarás algo con estimulantes, como el colágeno, o ingredientes pesados, como el retinol. La exfoliación suave reduce las arrugas, pero no es suficiente”, afirma Walker.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles