Los beneficios de ayudar a otros

Escrito por jacquelyn jeanty | Traducido por laura de alba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los beneficios de ayudar a otros
Ayudar a otros es un principio universal. (ayuda image by caironbohemio from Fotolia.com)

La importancia de ayudar a otros es un principio que se puede encontrar en cada esfera de la sociedad, en una forma o en otra. Las opiniones difieren sobre qué motiva la ayuda individual, o grupal, pero, al final, es la experiencia de un sujeto según el acto lo que le da el crédito, o no.

Otras personas están leyendo

Importancia

La mayoría de nosotros ha necesitado ayuda con algo en algún punto de nuestras vidas. El viejo adagio "ningún hombre es una isla" es la verdad más definitiva. Y, ¿dónde estaríamos si alguien no hubiera estado ahí para ayudarnos?

Los humanos parecen tener una habilidad innata de ayudarse entre ellos. Esta habilidad puede muy bien ser el aspecto de "nosotros" que promueve la sobrevivencia de nuestra especie. Un sentido compasivo de la existencia nos conduce a estar ahí para otros, incluso extraños.

El altruismo se define como la cualidad desinteresada donde uno actúa por el propósito de ayudar a otros sin ninguna preocupación de la recompensa, o el reconocimiento. Muchos dirían que en esto reside el verdadero beneficio de ayudar a otros. No por una recompensa o reconocimiento, sino porque otra persona es ayudada.

Historia

En los Estados Unidos, la práctica de ayudar a otros puede ser rastreada a los orígenes del país cuando los pioneros arribaron por primera vez a esta tierra. Las dificultades del grupo requerían que cada miembro cuidara del otro.

Sin ningún cuerpo gobernante establecido, sin edificios o sistemas en su lugar, cada uno tenía que confiar en la contribución del otro para ayudar a construir una sociedad en la cual vivir. A este respecto, el hábito de promover el bienestar público venía incluido en una persona con el propósito de sobrevivir. Cuidando del grupo, cada persona estaba de hecho cuidando de sí misma.

Función

¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué hacemos cosas más allá de nuestras posibilidades por el beneficio de otros, sin ninguna compensación visible? Un filósofo noruego con el nombre de Arne Naess sugirió que es la habilidad de ayudar a otros derivada del sentido de continuidad donde los humanos se sienten parte de un todo.

Una visión más expandida de esta perspectiva se puede encontrar en el campo de la psicología transpersonal. El término "transpersonal" fue introducido por primera vez por William James, un prominente filósofo de principios de 1900. Se centra alrededor de los aspectos espirituales de nuestra experiencia humana que ven el altruismo, o benevolencia, como conducidos por las necesidades trascendentales de nuestras especies. En otras palabras, ayudamos a otros porque "necesitamos" ayudar a otros.

Tipo

Los beneficios de ayudar a otros vienen en diferentes formas. Por supuesto que hay un reconocimiento, ya sea propio o de otros y no necesita nada más. Para aquellos que sólo necesitan saber que ayudaron a otros, su satisfacción es más intrínseca y frecuentemente autoinfligida.

Hay una escuela hindú del pensamiento llamada "karma" que asigna una reacción "energética" para cada acción. A este respecto, el beneficio de ayudar a otros se puede recibir en el regreso del favor a través de una ley universal de "energía" física. De hecho, muchas perspectivas religiosas y/o espirituales siguen esta misma línea de pensamiento.

Por último, pero no menos importante, está la filantropía. Aunque mayormente practicadas dentro de las filas de los ricos, su línea general es proveer ayuda financiera, o financiar con propósitos para la comunidad, o con alcances nacionales o internacionales. Contribuciones hechas por filántropos han ayudado a personas (víctimas de desastres, ayuda alimenticia, agua) que de otra forma no hubieran sido ayudadas.

Efectos

Los efectos de la gente ayudando a la gente se pueden ver mejor en las secuelas de un desastre. Los ataques a las torres gemelas en la ciudad de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, trajeron un derrame de ayuda para las víctimas del ataque. El creciente sentido de necesidad y de desamparo visto por tantos impulsó a la gente de todas las escalas sociales a hacer algo, cualquier cosa, para ayudar.

Los efectos del ataque en sí, conducidos por motivos hostiles y viciosos, fueron contrarrestados inmediatamente por la compasión y empatía que se sintió hacia las víctimas. El corazón de la nación se puso al descubierto ese día, y de la misma forma su habilidad para sanar.

Se ha dicho que la mejor forma de salir del duelo, o el dolor, es ayudar a alguien más a sanar el suyo. Tal vez haciéndolo, encontraremos el reflejo de la esperanza para nosotros mismos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles