Blanqueamiento de los dientes casero usando peróxido y y bicarbonato de sodio

Escrito por greg brian | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Blanqueamiento de los dientes casero usando peróxido y y bicarbonato de sodio
Una fórmula blanqueadora de dientes usada por tu dentista puede costar muy cara. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

La gente gasta fortunas en fórmulas de venta libre blanqueadoras de los dientes que pueden o no hacerles efecto. Una fórmula blanqueadora de dientes de un dentista puede costar todavía más cara. Crea tu propia solución blanqueadora de dientes usando unos pocos elementos que tienes en tu casa y que también te garantizamos que es buena para ti. Funciona para la mayoría de las personas, dependiendo del nivel de las manchas de tus dientes.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 1 cucharadita de dentífrico
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Un cepillo de dientes
  • 1/2 cucharadita de agua
  • 1 taza de peróxido de hidrógeno
  • Enjuague bucal
  • Una pizca de sal
  • Una cuchara
  • Una fuente pequeña
  • Pulpa de fresa

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Blanqueamiento casero de los dientes

  1. 1

    Coloca 1 cucharadita de dentífrico en una compotera pequeña. Agrega 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio. Revuelve la pasta con un cuchillo de plata hasta que esté totalmente integrada.

  2. 2

    Humedece tu cepillo de dientes con agua. Introdúcelo en la mezcla.

  3. 3

    Crea tu propio dentífrico colocando 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en otra compotera pequeña y agregándole aproximadamente 1/2 cucharadita de agua.

  4. 4

    Revuelve hasta que se vuelva pastoso. Hunde tu cepillo de dientes en la mezcla y aplícalo sobre tus dientes.

  5. 5

    Enjuaga bien tu boca con peróxido de hidrógeno luego de haber usado bicarbonato de sodio para limpiarla. Obviamente, el bicarbonato de sodio deja un sabor desagradable y puede ser abrasivo para el esmalte.

  6. 6

    Usa agua corriente o un enjuague bucal para sacarte el sabor del peróxido.

  7. 7

    Repite el método una vez a la semana.

    Otras fórmulas

  1. 1

    Agrega una pizca de sal a tu dentífrico de bicarbonato de sodio y agua. Úsalo si tus dientes son muy amarillos y necesitan una fórmula más fuerte para que tus perlas blancas brillen.

  2. 2

    Vuelve a enjuagar con agua o enjuague bucal para quitar el sabor salado.

  3. 3

    Haz un puré con la pulpa de una fresa con ayuda de una cuchara en un recipiente pequeño.

  4. 4

    Aplica y revuelve la pulpa de fresa a tu dentífrico de bicarbonato de sodio y agua para darle sabor, así puedes eliminar el sabor del bicarbonato. Experimenta con otros sabores frutales que te gusten, como manzana o incluso cítricos. No uses chocolate ni nada que contenga azúcar.

  5. 5

    Luego de usar la mezcla con fresa enjuaga profusamente con agua, ya que el ácido y las semillas de las fresas pueden traerte problemas en las encías con el correr del tiempo.

Consejos y advertencias

  • No debes usar el dentífrico con bicarbonato de sodio más de una vez a la semana porque es tan abrasivo que puede dañar el esmalte de los dientes si lo utilizas todos los días.
  • Usa la sal solamente varias veces al mes a lo sumo debido a que es súper abrasivo. La sal puede ocasionar un severo deterioro dental si se usa a diario.
  • No emplees otros métodos naturales de blanqueamento de los dientes, como aplicar jugo de limón o ceniza de madera dura. Son sumamente abrasivos y causan un gran daño al esmalte de tus dientes con el correr del tiempo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles