Cómo blanquear los dientes con polvo para hornear

Escrito por rachel lovejoy Google | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo blanquear los dientes con polvo para hornear
(toothbrush image by Nicola Gavin from Fotolia.com)

Usar polvo para hornear, o bicarbonato de sodio, cuando te cepillas los dientes, puede quitar las manchas marrones o amarillas y blanquear los dientes. Es altamente recomendado por sus propiedades antibacterianas, así como también por su capacidad para matar a los microorganismos responsables de las infecciones periodontales. "También neutraliza y desintoxica los ácidos y las toxinas bacterianos que se formas en las placas (biofilme bacteriano). Yo colocaría a este producto barato y fácil de conseguir como primero en la lista de ingredientes potencialmente beneficiosos de un dentífrico", afirmó el Dr. Paul H. Keyes, fundador de la International Dental Health Foundation. El bicarbonato de sodio puede usarse solo o combinado con otros productos que seguramente tienes en tu hogar.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Bicarbonato de sodio
  • Un cepillo de dientes
  • Peróxido de hidrógeno
  • Sal
  • Agua

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Pon en un vaso una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio. Humedece las cerdas de un cepillo de dientes limpio y colócalo dentro del vaso, recogiendo tanto bicarbonato como te sea posible. Cepilla tus dientes y enjuágalos bien. Para deshacerte del desagradable sabor del bicarbonato, vuelve a cepillar con tu dentífrico habitual.

  2. 2

    Haz una pasta con polvo para hornear unas pocas gotas de peróxido de hidrógeno. Cepilla tus dientes con esta mezcla, teniendo cuidado de no tragarla. Enjuaga tu boca profusamente y vuelve a cepillar usando tu dentífrico habitual.

  3. 3

    Cepilla tus dientes y enjuaga bien. Aplica bicarbonato de sodio seco en tus dientes y encías y déjalo que permanezca allí tanto como lo soportes. Enjuaga bien tu boca, haciendo buches hasta que el líquido salga limpio y ya no sientas la boca arenosa.

  4. 4

    Prepara un enjuague bucal económico mezclando una cucharadita de bicarbonato de sodio con una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia. El polvo para hornear actúa neutralizando las bacterias de tu boca que pueden causar mal aliento.

  5. 5

    Mezcla bicarbonato de sodio en tu dentífrico para que tenga más poder blanqueador. Cepilla bien y enjuaga profusamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles