DESCUBRIR
×

Breve historia de las pandillas irlandesas criminales de Nueva York

Actualizado 17 abril, 2017

Los primeros datos de las pandillas irlandesas datan de al menos la mitad del siglo XIX, época en que innumerables bandas callejeras libraban batallas por el control de los barrios de la ciudad de Nueva York, usando la violencia y nombres pintorescos como Dead Rabbits (Conejos Muertos) y los 40 Thieves (40 ladrones). Una nueva "especie" de gángster irlandés surgió ante la promulgación de la Ley Seca en la década de 1920, momento en que las organizaciones criminales rivales lucharon por el control de las operaciones relacionadas con el contrabando y el juego.

Una nueva amenaza

Las pandillas irlandesas realizaron operaciones criminales sin igual durante buena parte del siglo XIX hasta la década de 1880, cuando miles de inmigrantes italianos arribaron y comenzaron a establecer grupos como Black Hand (Mano Negra) y más tarde la Costa Nostra.

La era de la prohibición

Pronto, la mafia judía e italiana invadió el territorio de contrabando y las operaciones relacionadas con carreras de perros y juegos de azar en Chicago, que eran controladas por pandillas irlandesas. Esto dio lugar a una sangrienta guerra callejera que terminaría creando al gángster moderno.

La masacre del día de San Valentín

El cabecilla italiano de la mafia, Al Capone, ordenó la Masacre del Día de San Valentín el 14 de febrero de 1929. Seis miembros de la banda irlandesa de los Bugs Moran’s (La Familia Moran) además de un transeúnte, murieron en la disputa.

El crecimiento de la postguerra

Con muy poca competencia, varias pandillas multigeneracionales con raíces criminales que datan de finales del siglo XX, aseguraron su mando en las operaciones relacionadas con drogas, juegos de azar y prostitución en las grandes ciudades como Boston y Filadelfia, durante más de 40 años.

La nueva era

Los Westies de Hell’s Kitchen's y los hermanos McLaughlin de Boston (Bernie, Edward y George) saltaron a la "fama" entre 1950 y 1960.

La década de 1980

Llegada la década de 1980, las bandas irlandesas comenzaron a fracturarse y a perder influencia debido a las luchas internas, el uso de informantes del FBI y la emisión de la Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act (Ley contra el Chantaje Civil y la Influencia de Organizaciones Corruptas), que permite el enjuiciamiento penal de cualquier asociación criminal en curso.