Un buen consejo: seleccionando tu primer instrumento musical y practicando con él

Escrito por nicole kauffman | Traducido por paulo roldan
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Un buen consejo: seleccionando tu primer instrumento musical y practicando con él
El violín, disponible en diferentes tamaños, es un buen instrumento para que los niños se inicien en la música. (David McNew/Getty Images News/Getty Images)

Tocar el violín era lo único que podía hacer que la mayoría de la gente no sabía hacer.

— El violinista adolescente Brian Allen explica por qué se comprometió con el instrumento.

Brian Allen, de 17 años de edad, oriundo de Lawrence County, Indiana, comenzó a aprender violín a los 3 años de edad. En cuanto cumplió 7 años, se inscribió en el programa pre universitario de la Academia de Cuerdas de la Universidad de Indiana. Él admite que la práctica repetitiva no era especialmente agradable, pero se hizo más fácil cuando cumplió 12 años. Comenzó el logro de metas personales, incluyendo tocar el Concierto en Re Mayor para violín de Tchaikovsky, que él llama la "pieza de sus sueños". Empezó a comprender el objetivo de toda la práctica. "Tocar el violín era la única cosa que podía hacer que la mayoría de la gente no sabía hacer", dijo. "Yo podría sobresalir en él". La conexión temprana de Brian con el violín fue la clave de su devoción. Aunque aprender a tocar un instrumento a los 3 años de edad pueda parecer prematuro, mientras más pronto un niño aprecie la música, más pronto aprenderá el objetivo de la práctica y el placer de tocar el instrumento. La mayoría de ellos comienzan con algo pequeño, como un violín, o algo disponible comúnmente, como un piano. Sin importar cuál sea el instrumento, debe ser de la mejor calidad que puedas conseguir. Probablemente no parezca importante para el proceso de aprendizaje, pero un instrumento que suena mal podría desmotivar al niño, y probablemente afecte su apreciación de la música. Ese no fue un problema con Brian. Su mira está puesta en convertirse en un violinista profesional. Ha ganado prestigiosos premios, incluyendo el concurso mundial de música juvenil en 2010 organizado por Lions Club International, en el cual ganó US$10,000. También es miembro del grupo de músicos de élite Violin Virtuosi de la Academia de Cuerdas de la Universidad de Indiana, integrado por 15 violinistas de 11 a 18 años de edad, quienes se presentan en todo el mundo.

Notando una diferencia

Lisa Fleming May, profesora asociada de música en la Jacobs School of Music de la Universidad de Indiana y exdirectora de la banda de música en una escuela secundaria, menciona que entender los beneficios del trabajo duro es un gran beneficio relacionado con aprender un instrumento. Es una lección que permanece en los estudiantes, menciona.

De acuerdo con un artículo publicado en 2005 en "Rumbos Actuales de la Psicología", aprender un instrumento mejora las habilidades cognitivas, incluyendo la lectura y las habilidades de matemáticas, verbales y espaciales.

También existe una correlación positiva entre los estudios de música y el desempeño en pruebas estandarizadas, de acuerdo con un artículo publicado en la "Revista de Educación Estética".

Y en 2008, investigadores reportaron en "Percepción Musical, una revista multidisciplinaria" que una intervención general instrumental o con base en el canto "puede ayudar a los niños con dificultades en el aprendizaje del lenguaje a recuperar sus habilidades lingüísticas y musicales".

Sin importar si un instrumento realmente hace a un niño más inteligente, puede dar a los niños atributos valiosos, incluyendo la confianza en sí mismos y el aplomo, comenta May.

Primeras influencias

Maggie Olivo imparte clases de iniciación musical en el programa preuniversitario de la Universidad de Indiana a niños de 1 a 3 años de edad. Ella afirma que el

beneficio más importante para los niños pequeños es la participación de múltiples habilidades cognitivas y físicas que utilizan ambos hemisferios cerebrales al mismo

tiempo.

Las clases individuales formales normalmente comienzan hasta los 5 años de edad. Los niños simplemente no tienen las habilidades físicas antes de esa edad. Brian, por ejemplo, comenzó sus lecciones de violín junto con su padre en una clase Suzuki que hace énfasis en la participación de los padres en las lecciones y en la práctica.

Olivo menciona que los niños deben aprender a tener confianza musical. Los niños pequeños están motivados principalmente por sus compañeros y sus padres; los

compañeros modelo en una clase como iniciación musical demuestran habilidades que parecerían inalcanzables si lo intentaran los adultos. Los padres pueden fomentar el interés y la apreciación por la música llevando a sus hijos a presentaciones en vivo de música de alta calidad.

"Es realmente visceral", afirma May. "Sabes que está ocurriendo justo ahí".

Dar a tu hijo la oportunidad de experimentar con la música de forma directa, por ejemplo, golpeando diferentes tipos de tambores para escuchar diferentes sonidos, es otro componente clave, asegura May.

Kathy Heise, una experimentada profesora de música en la Escuela Primaria Fairview en Bloomington, Indiana, sugiere que los padres encuentren maneras de convertir a la música en parte de sus actividades diarias. Pueden cantar juntos en viajes largos en automóvil o escuchar música clásica juntos como familia durante un almuerzo de fin de semana.

"No tienes que sentar a tu hijo a escuchar música clásica", dice ella.

Cuando es momento de tomar lecciones formales los padres deberían buscar el mejor profesor disponible, afirma May. Si hay un maestro de piano en tu área con buena reputación, esa es una buena razón para escoger el piano sobre otro instrumento.

Sin embargo, ella afirma que no se deben subestimar los deseos del niño; si él o ella tiene en mente tocar algún instrumento, permite que lo intente.

Comenzando pequeño

El primer instrumento debe ser accesible para el niño. Si la destreza manual es un problema para él, por ejemplo, es probable que la batería sea más apropiada que el violín.

También es importante que el instrumento sea del tamaño adecuado. Si es demasiado grande, el niño lo "manejará" en vez de tocarlo, dice Heise. Ella recomienda no asignar instrumentos de viento a los niños. No sólo son muy grandes, sino que requieren de una gran capacidad pulmonar que la mayoría de los niños simplemente no tienen.

Los instrumentos disponibles en versiones miniatura, incluyendo el violín, el violonchelo, el bajo y la guitarra son buenas opciones para principiantes. El piano es un instrumento popular porque es fácil hacer sonidos con él.

Heise menciona que los padres deberían rentar este tipo de instrumentos en vez de comprarlos, ya que los niños rápidamente serán más grandes que los instrumentos.

Normalmente se pueden rentar en tiendas de instrumentos musicales.

Sólo porque un niño comienza a tomar lecciones individuales, el involucramiento de los padres no debe detenerse. Sin embargo, Brenda Brenner, profesora asociada de música de la Universidad de Indiana y directora asistente de la Academia de Cuerdas de esta universidad, declara que dos errores comunes son los padres "poco involucrados o excesivamente involucrados". Algunos padres quieren que sus hijos hagan todo por su cuenta antes de ser capaces de hacerlo. Otros abruman a su hijo prestando demasiada atención a su música, y eventualmente ocasionan que al niño no le guste tocar.

Brenner espera que los padres estén presentes y presten atención durante las lecciones de sus hijos. Los adolescentes tocan instrumentos porque quieren hacerlo y son auto-dirigidos, pero ese no es el caso con los niños pequeños.

"Cualquier niño de cinco años lo está haciendo porque su padre está interesado", declara Brenner.

Ella les dice a los padres que practiquen con el niño hasta que tenga 11 o 12 años de edad. Ella también está a favor de celebrar el éxito que el niño encuentre en la

música, incluso si no es en un gran escenario.

Otro error es esperar que el niño sea un prodigio, comenta May. Ella y otros maestros dicen que los beneficios de la música existen sin importar si el niño tiene

talento para la música o no.

Brian no necesita ningún impulso para practicar, lo cual lleva a cabo hasta por cuatro horas al día. Él sabe que la práctica lo llevará a: tocar los tres movimientos del Concierto para violín en Re Mayor de Brahms. Esa es otra "pieza de sus sueños", afirma.

El saber que puede alcanzar esa meta es lo que lo mantiene motivado.

"Ese sentimiento de que 'hay algo más por venir,'" comenta Brian.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles