¿Podrían ser buenas esposas las buenas amigas?

Escrito por malina saval | Traducido por valeria b. rivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Buenos amigos... ¿Para siempre?

¿Podrían ser buenas esposas las buenas amigas?
Una amistad cercana entre un hombre y una mujer puede significar más, al menos para una de las partes pero, ¿pueden los amigos convertirse realmente en pareja? (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

Si acabas discutiendo sobre cosas que pasaron antes de estar juntos, es probable que signifique que no están destinados el uno para el otro.

— Nancy Pina, consejera de relaciones y autora de "The Right Relationship Can Happen" (La relación apropiada puede darse)

Es ese punto de inflexión, cuestión inevitable en todos los clásicos de Hollywood, desde "Cuando Harry encontró a Sally", a "Una maravilla con clase" "La boda de mi mejor amigo"... ese momento, de aproximadamente una hora y media en la película cuando dos mejores amigos platónicos, cada uno sumido en sus propios dilemas románticos, se miran el uno al otro en un bar poco iluminado y se inclinan para darse el beso que han estado esperando 10 años. Es ese momento crucial en el que "Zack y Miri hacen una porno" se convierte en "Zack y Miri se besan" (como si no viera qué es lo que viene). Pero, ¿qué pasa después de que pasan los créditos de la película?, cuando te encuentra navegando a ciegas a través de una relación en la que la camaradería se transforma en amor romántico, cuando de repente el hombre en cuyo hombro alguna vez lloraste porque algún otro te dejó se convierte en el chico que, de repente, comparte tu cepillo de dientes? ¿El matrimonio con tu mejor amigo funciona en la vida real?

Esperando a un amigo

Patricia Allen , Ph.D., terapeuta, experta en relaciones y autora del libro con gran difusión (best seller) “Getting to ‘I Do’” ("Llegando a un: Sí quiero"), declara un rotundo "no".

"Uno no puede casarse con su mejor amigo", afirma Allen ,quien se muestra escéptica respecto de las uniones maritales que carecen de la pasión desde el primer momento. Ella no está sugiriendo que saltes a la cama en la primera cita, pero si el deseo no está allí lo bastante pronto, tal vez no sea la mejor opción.

"Vivimos demasiado tiempo y el sexo es demasiado importante", afirma. "Puede haber una noche cuando los dos amigos beban, se exciten y tengan sexo , pero eso se llama una aventura de una noche. Se convierten en amigos, pero con beneficios".

Según Allen, hay tres componentes esenciales para enamorarse: la química, la compatibilidad y la comunicación. Si alguno de esos criterios no es firme, es probable que la relación se esfume, y tu mejor apuesta, sugiere, será cambiar de idea.

"Los amigos se comunican por igual, los amantes son complementarios", explicó Allen. Ella cree que para que cualquier matrimonio dure, uno en la pareja tiene que ser el Fred (Astaire) y el otro Ginger ( Rogers), como dos piezas correspondientes de un rompecabezas. Mientras que algunos llaman a los hallazgos de Allen políticamente incorrectos, ella sostiene que son absolutamente 100 por ciento científicamente exactos .

"El matrimonio entre dos amigos por lo general no dura más que unos pocos años", dijo, comparando la situación de los matrimonios por conveniencia de la tarjeta para residir en EE.UU. "El primer año estás fascinado, el segundo año es agradable, y el tercer año estás aburrido. Es como una asociación empresarial".

La asesora en relaciones Nancy Pina, autor de "La Relación del Derecho puede suceder," ve las cosas desde un punto de vista radicalmente diferente, argumentando que todo el romance de éxito se basa en una base de amistad. El sexo, en última instancia, se desvanece en cualquier relación, especialmente cuando los niños entran en escena y la pareja está demasiado ocupada cambiando pañales sucios sin tener mucho tiempo para el romance. Para que un matrimonio soporte esa pérdida, es necesario tener a tu mejor amigo a tu lado.

"Hay un gran número de beneficios al casarte con alguien que fue tu amigo", dijo, "porque cada uno sabe cómo recibir y dar amor al otro. Mucha gente salta a la parte de la intimidad física porque piensan que equivale al amor, pero una vez que lo hace, en general, la capacidad de conocerse el uno al otro se detiene".

Si eres amigo primero, opina Pina, tienes la oportunidad de establecer una conexión emocional que es mayor que cualquier pérdida perceptiva de no haber tenido relaciones sexuales antes en la relación. Esa cercanía te ayudará a ti y a tu cónyuge, más tarde, a superar cualquier altibajo en tu matrimonio.

"Tienen que sentirse atraídos el uno al otro", aconseja Pina, "pero eso no tiene que ser el motor".

Pero no asumas que tu mejor amigo sólo sale contigo porque piensa que eres la la compañía perfecta para tomar cerveza, o para asistir a eventos deportivos. Para Pina, si él está gastando más tiempo contigo de lo que lo hace con cualquier otra chica, es seguro suponer que a él le gustaría hacer algo más que jugar al billar y charlar sobre frivolidades.

"En general, los hombres tienden a no pasar el rato con mujeres con las que no se sienten atraídos", señala. "Siempre quieren llevar la relación a ese otro nivel. Ellos están esperando la señal de las mujeres para asegurarse de que no serán rechazados. El problema es que muchas veces las mujeres son las que no tienen interés en una relación sexual".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles