Salud

Bulto en la parte posterior de la cabeza de un bebé de 7 días de edad

Escrito por crystal bench | Traducido por eva ortiz
Bulto en la parte posterior de la cabeza de un bebé de 7 días de edad

Un bebé puede tener un bulto en la cabeza, como un efecto secundario normal del nacimiento.

infant, baby image by Natalja from Fotolia.com

Cualquier cosa inusual en un recién nacido preocupa a sus padres. Los que notan un bulto en la cabeza de su bebé pueden tener miedo de que algo esté mal con él, pero no deben preocuparse. En la mayoría de los casos, ese bulto no es dañino y se desvanecen a medida que el bebé crece. En casos extremadamente raros, un bulto en la cabeza de tu bebé puede ser un signo de una complicación grave del nacimiento y puede necesitar tratamiento.

Otras personas están leyendo

Posibles causas

Hay varias causas posibles de un bulto en la parte posterior de la cabeza de un recién nacido. La mayoría son bastante comunes, sanan por sí solas y no dejarán ningún efecto duradero. Estas causas benignas de un bulto incluyen partes blandas, que son muy comunes, y desaparecerán a medida que el bebé crece. Las causas menos comunes, pero todavía benignas, de un bulto en la cabeza de un recién nacido son: tumor del parto y cefalohematoma. Estos son dos tipos de inflamación, a menudo causados por un parto duro, y también se curan por sí solas. Una causa muy grave, pero rara, de un bulto en la cabeza de un bebé es un quiste leptomeníngeo, que puede ser diagnosticado por rayos X y requiere cirugía.

Puntos blandos

Todos los bebés tienen un punto débil, también llamado fontanela, en la parte posterior de su cabeza. Las fontanelas ocurren cuando los huesos del cráneo se separan, y son completamente normales. Las fontanelas no son un signo de problemas de salud en el bebé. La fontanela en la parte posterior de la cabeza será triangular y se sentirá suave al tacto. Tocarla suavemente no le hará daño al bebé. La fontanela puede sobresalir hacia fuera cuando el bebé llora. Esto es normal. Los huesos del cráneo del bebé va a crecer hasta juntarse, haciendo que la fontanela en la parte posterior de la cabeza desaparezca en el momento en que tenga 6 meses de edad.

Tumor del parto

También conocido simplemente como caput, el tumor del parto es la inflamación de la cabeza del bebé, causada por la presión de las paredes de la vagina durante el parto. Los partos difíciles o los que necesitaron la ayuda de un vacío, tienen una mayor probabilidad de causar un caput. Un examen físico diagnosticará un caput, y no se necesita tratamiento. La hinchazón desaparecerá, y no habrá efectos a largo plazo.

Cefalohematoma

Un cefalohematoma es causado por vasos sanguíneos debajo del cuero cabelludo que se rompen durante el parto, y es más común en los partos con fórceps o vacío. La sangre se acumula debajo del cuero cabelludo y forma una hinchazón con bordes bien definidos que se siente blanda, como un globo de agua pequeño. Este tipo de inflamación no requiere tratamiento. De hecho, tratar de drenar el cefalohematoma puede causar infección. La sangre atrapada se descompone y se absorbe en el sistema del bebé. Durante el curso de la absorción, depósitos de calcio reemplazan la sangre para formar una masa dura. Esta masa dura tampoco es nada de qué preocuparse. Ésta también será absorbida por el sistema del bebé. En el momento en que el bebé tenga algunos meses de edad, no habrá rastro de la masa dura. Ni siquiera una radiografía mostrará signos del cefalohematoma. Aunque un cefalohematoma no es nada de que preocuparse, los síntomas pueden confundirse con una enfermedad rara y grave llamada quiste leptomeníngeo. Unos rayos X de la cabeza proporcionarán un diagnóstico correcto.

Quiste leptomeníngeo

Un quiste leptomeníngeo es una complicación extremadamente rara de una fractura de cráneo, que puede ocurrir durante el parto. Hay una membrana, llamada la duramadre, entre el cerebro y el cráneo. Ocasionalmente, cuando el cráneo se fractura durante un parto difícil, esta membrana puede quedar atrapada entre los bordes fracturados del cráneo. El signo de un quiste leptomeníngeo es una masa suave, blanda en la cabeza del bebé, similar a un cefalohematoma. Si el médico cree que es un quiste leptomeníngeo, ordenará una radiografía del cráneo, lo que proporcionará un diagnóstico correcto. Si se deja sin tratar, un quiste leptomeníngeo puede provocar convulsiones y retraso mental. La cirugía es necesaria para reparar la duramadre.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media