Cálculos biliares, lecitina y Rowachol

Escrito por peter branney | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cálculos biliares, lecitina y Rowachol
La extirpación de la vesícula es una tratamiento común para los cálculos biliares. (Christopher Furlong/Getty Images News/Getty Images)

Los cálculos biliares son pequeñas estructuras como guijarros formadas por los componentes cristalizados de la bilis, que se producen en la vesícula biliar. La bilis, producida por el hígado y almacenada en la vesícula, ayuda al cuerpo a digerir las grasas y contiene agua, colesterol, lípidos, sales biliares, proteínas y bilirrubina. Algunos de esos componentes pueden endurecerse y formar cálculos biliares, particularmente el colesterol (que representa el 80 por ciento de los cálculos biliares) y la bilirrubina. La vesícula puede presentar varios cálculos pequeños, una piedra grande o una combinación de ambos. Los individuos que sufren de cálculos biliares requieren cirugía o tratamiento con medicamentos.

Otras personas están leyendo

Causas de los cálculos biliares

Los cálculos se forman cuando algunos de los componentes de la bilis se presentan en proporciones anormales, como demasiado colesterol, demasiada bilirrubina, o sales biliares en cantidades insuficientes. Los cálculos de pigmento, compuestos mayormente por bilirrubina, tienden a formarse en personas con cirrosis hepática, infecciones del tracto biliar o desórdenes hematológicos hereditarios, como anemia de células falciformes. Los cálculos biliares de colesterol son más frecuentes en mujeres, individuos con un historial familiar de cálculos biliares, personas con sobrepeso o que tienen una dieta rica en grasa y colesterol y baja en fibras, diabéticos, ancianos e individuos que bajan rápidamente de peso o toman drogas para bajar los niveles de colesterol. Algunos grupos étnicos, como los nativos americanos, son también más susceptibles.

Síntomas y diagnóstico de cálculos biliares

El síntoma más común de cálculos biliares es el dolor, que puede producirse súbitamente y dura varias horas. Estos ataques pueden causar dolor en la parte superior del abdomen, en la espalda y entre los omóplatos, y debajo del hombro derecho. Otros síntomas incluyen náuseas y vómitos, fiebre o escalofríos, ictericia y deposiciones de color claro.

Si un paciente es diagnosticado con cálculos biliares, su médico puede usar una variedad de técnicas de imágenes para confirmar el diagnóstico. La técnica más común es el ultrasonido, y el abdomen del paciente es cuidadosamente escaneado para identificar los cálculos. Otras técnicas de imágenes usadas son tomografía computada, colecistogammagrafía y colangiopancreatografía retrógrada endoscópica. También se realizan análisis de sangre para buscar infección, obstrucción, pancreatitis o ictericia.

Lecitina y Rowachol

Los fosfolípidos aumentan la solubilidad del colesterol biliar, evitando la formación de cálculos. Una sustancia que es particularmente rica en fosfolípidos es la lecitina, y los suplementos de lecitina han sido usados para tratar pacientes con cálculos biliares, reduciendo el colesterol biliar. No obstante, el Dr. Alan R. Gaby informa en "Alternative Medicine Review" (Revista de medicina alternativa) que los estudios clínicos sobre la lecitina como tratamiento para los cálculos biliares están inconclusos y no hay evidencia firme que apoye su uso para prevenir o tratar los cálculos biliares.

Otro medicamento alternativo para los cálculos biliares es Rowachol. Este es un producto comercial que contiene seis plantas monoterpenos y fue propuesto por primera vez como tratamiento para los cálculos biliares en 1979. Los pacientes reciben de dos a tres cápsulas de Rowachol por día, y los estudios descriptos por Gaby en "Alternative Medicine Review" revelan que el tratamiento con Rowachol puede disolver los cálculos en forma parcial o completa en algunos pacientes. Esta publicación también describe estudios donde Rowachol fue usado en combinación con otros tratamientos, como ácido quenodesoxicólico y ácido ursodesoxicólico, que fueron más exitosas que la administración de Rowachol solo. La lecitina y el Rowachol también pueden usarse combinados, pero no hay estudios disponibles que describan su eficacia.

Tratamientos comunes para los cálculos biliares

Aunque los tratamientos alternativos para los cálculos biliares están disponibles, los tratamientos más comunes son muy distintos. Lo más probable es que se recomiende a los pacientes que sufren de frecuentes ataques de dolor por causa de los cálculos biliares una cirugía para extirpar la vesícula. La vesícula es considerada un órgano no esencial y la extirpación de la misma es un procedimiento quirúrgico común.

Los pacientes que no pueden recibir tratamiento quirúrgico son tratados con drogas para combatir la enfermedad. Algunas drogas, como Actigall y Chenix, se toman por vía oral y apuntan a disolver las piedras de colesterol en la vesícula. Otro tratamiento experimental se realiza inyectando una droga directamente en la vesícula para tratar de disolver los cálculos. Los tratamientos con drogas funcionan mejor en pacientes con piedras pequeñas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles