Cómo hacer calentadores de manos químicos

Escrito por darin mcgilvra
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Los calentadores de manos químicos son elementos indispensables cuando uno está al aire libre en climas fríos. Son una gran forma de proteger las manos y los pies de la congelación tanto si estás disfrutando de la naturaleza o te encuentras atrapado en condiciones adversas. Cualquiera puede ahorrar dinero y un viaje a la tienda haciendo sus propios calentadores químicos con pocos elementos comunes de la casa. Esta guía te mostrará cómo hacerlo en pasos simples y fáciles.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Acetato de sodio
  • Agua
  • Una cacerola
  • Un recipiente de vidrio
  • Un palillo de dientes o una cuchara

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Pon acetato de sodio en una cacerola con agua suficiente como para disolverlo.

  2. 2

    Poner a calentar el líquido hasta el punto en que esté casi hirviendo.

  3. 3

    Revuelve y agrega más acetato de sodio hasta que el material sólido comience a acumularse en el fondo de la cacerola. Detente de inmediato.

  4. 4

    Vierte el líquido en un recipiente de vidrio. Asegúrate de que no haya materiales sólidos en el mismo.

  5. 5

    Pon a refrigerar el recipiente de 30 a 60 minutos y luego asegúrate de que todavía esté en estado líquido. Esto ocurrirá sólo si no hay materiales sólidos en el contenedor. Mantenlo refrigerado hasta el momento que necesites usar el calentador de manos.

  6. 6

    Cuando necesites usarlo, sumerge un palillo o la punta de una cuchara en el polvo de acetato de sodio y pon un poco en el recipiente que contiene el líquido. Se convertirá en un sólido y comenzará a calentarse.

  7. 7

    Coloca el sólido en una bolsa de plástico. Ahora está listo para ser utilizado.

Consejos y advertencias

  • Puedes volver a utilizar el calentador de manos colocándolo en una bolsa de plástico sellada e hirviéndolo en agua. Asegúrate de que se funda completamente o pronto se convertirá de nuevo en un sólido. A continuación déjalo que se enfríe en la nevera y guárdalo hasta que necesites usarlo de nuevo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles