Cómo calmar una vejiga hiperactiva sin medicación

Escrito por carol sarao | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo calmar una vejiga hiperactiva sin medicación
Las mujeres posmenopáusicas tienden a padecer de vejiga hiperactiva. (Jacob Wackerhausen/iStock/Getty Images)

La vejiga hiperactiva (ganas de orinar fuertes, frecuentes y repentinas) puede ser incómoda, inconveniente y vergonzosa, obligando a la gente a limitar o incluso a abandonar sus actividades favoritas. Las mujeres posmenopáusicas son por mucho las más afectadas, probablemente debido a la disminución de los niveles de estrógeno, pero también los hombres sufren este padecimiento. Hay varias maneras diferentes de cómo la vejiga hiperactiva puede manifestarse. La incontinencia por estrés implica la liberación involuntaria de orina, generalmente después de un estornudo o una carcajada. Con una incontinencia de urgencia, el impulso viene de repente y aumenta con tanta rapidez que la persona no puede ser capaz de retener la orina. Algunas personas tienen tanto incontinencia por estrés como de urgencia. En la incontinencia por rebosamiento, la vejiga contiene mas orina de lo que puede sostener lo que resulta en goteos. La mayoría de las personas pueden lograr una mejora significativa en su estado y los medicamentos no siempre son necesarios. La madre naturaleza tiene un arsenal de hierbas, alimentos y técnicas que te ayudarán a recuperar el control.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un cuaderno
  • Jugo de arándano
  • Hierba alpina oxyphylla
  • Panax ginseng
  • Valeriana
  • Hierba pasiflora incarnata
  • Suplementos de magnesio
  • Semillas de calabaza tostadas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Evalúa tus medicamentos, tanto los recetados como los de venta libre, para ver si podrían estar contribuyendo a la vejiga hiperactiva. Los diuréticos son la causa más obvia, pero los analgésicos narcóticos y sedantes pueden contribuir a la incontinencia de urgencia. Consulta con tu médico acerca de cómo modificar o cambiar cualquier medicamento.

  2. 2

    Mantén un registro en tu cuaderno de cuántas veces vas a orinar. Haz esto por tres días, luego identifica el menor lapso de tiempo entre visitas al baño. Este será el intervalo de partida en tu estrategia de evacuación programada, un método que te ayudará a entrenar tus músculos del piso pélvico.

  3. 3

    Comienza con la evacuación programada. Trata de hacerte esperar por lo menos la duración de tu intervalo de partida. Haz esto por una semana. Al final de la semana, añade 15 minutos al intervalo. Sigue haciendo los intervalos más largos con cada semana que pasa. Después de algunas semanas, deberías estar viendo un aumento en la duración del tiempo entre visitas al baño.

  4. 4

    Brinda por tu salud con jugo de arándano. Según el Dr. Raúl Raz, un especialista en enfermedades infecciosas de Israel, los arándanos en el jugo tienen propiedades anti-adhesivas que evitan que las bacterias E. coli, una causa común de las infecciones urinarias, se adhieran a las paredes celulares de la vejiga.

  5. 5

    Toma hierbas con el fin de calmar la irritación de la vejiga y relajar los músculos. La Alpina oxyphylla, un miembro de la familia del jengibre, tiene propiedades anti-inflamatorias. El Panax ginseng ayuda a reducir las contracciones e impulsos. La valeriana es un relajante muscular natural y antiespasmódico, así como también lo es la Passiflora incarnata y el magnesio. Las semillas de calabaza son ricas en ácidos grasos esenciales y en fitoesterol, que promueven la fuerza muscular. Antes de embarcarte en un régimen de vitaminas o suplementos de hierbas, deberías de todos modos hablar con tu médico, ya que estas sustancias pueden interferir con los medicamentos que estés tomando.

  6. 6

    Utiliza los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del piso pélvico. Contrariamente a la creencia popular, los ejercicios de Kegel no son sólo para mujeres; ambos sexos pueden usarlos. Para hacer estos ejercicios, aprieta los músculos como si estuvieras tratando de prevenir la orina, sostén por tres segundos, luego suelta. Repite la secuencia diez veces.

Consejos y advertencias

  • La vejiga hiperactiva puede ser causada por muchas enfermedades, entre ellas accidentes cerebrovasculares, lesiones, esclerosis múltiple, diabetes, obesidad, enfermedad de Parkinson y tumores. Consulta a tu médico para descartar diagnósticos peligrosos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles