DESCUBRIR
×

Cómo saber cuando los camarones frescos se han echado a perder

Cuando compras mariscos frescos, es imperativo que elijas un vendedor minorista de buena reputación y sepas qué debes buscar en los mismos. Por ejemplo, los camarones frescos tienen un período extremadamente corto de almacenamiento. Si no tienes cuidado de seleccionar camarones frescos, que han sido manipulados en forma correcta, comprarás un producto de inferior calidad que incluso puede haberse echado a perder. Aprende cómo elegir los camarones más frescos para proteger tu salud.

Instrucciones

Jupiterimages/Comstock/Getty Images
  1. Examina cómo se muestran los camarones en el cajón de mariscos. Deben estar sobre hielo porque siempre deben estar a una temperatura de 34 grados F (1,1 grados C) para obtener los mejores resultados. La refrigeración simple no los mantendrá a esta temperatura óptima.

  2. Observa si el camarón está intacto, con la cabeza aún adherida. Los que aún conservan la cabeza indican que no han sido previamente congelados por el vendedor. Si el minorista ha congelado el camarón y luego lo ha descongelado, la cabeza quedará poco atractiva y blanda. Por lo tanto, es posible concluir que los camarones que aún conservan la cabeza intacta no han sido congelados.

  3. Huele el camarón. Esto es especialmente importante si no tiene la cabeza. Si está fresco y no se ha echado a perder olerá a sal y ligeramente al océano. No debe oler a pescado bajo ningún concepto. Además, si sientes olor a amoniaco, probablemente el camarón se ha echado a perder.

  4. Selecciona los camarones que tienen un color rosado o gris verdoso. Debe estar firme y no resbaladizo al tacto. No debe tener ninguna mancha negra en la carne interior o en la corteza exterior.

Consejos

  • Después de comprar los camarones debes conservarlos a 34 grados F (1, 1 grados C). Almacena los camarones sobre hielo en el refrigerador hasta que estés listo para usarlos. Usa los camarones frescos en unos tres días.

Necesitarás

  • Camarones frescos