Cómo cambiar velocidades con la técnica del doble embrague

Escrito por jesse sears | Traducido por maximiliano magnano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cambiar velocidades con la técnica del doble embrague

El doble embrague es una técnica de manejo de dificultad intermedia que mejorará la suavidad de tu manejo. La premisa para el doble embrague es simple, pero su ejecución puede ser difícil de aprender. Una vez que domines la técnica del doble embrague, puedes minimizar el desgaste de tu motor y tu embrague, logrando que tu manejo sea más suave, especialmente a velocidades de autopista.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Vehículo de transmisión manual
  • Buen conocimiento de la banda de potencia de tu auto y de su capacidad de respuesta en función de las RPM

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Da una vuelta en tu auto de transmisión manual, y toma nota de tus rebajes. Si no estás usando el doble embrague, ¿tu auto se sacude hacia adelante? ¿El tacómetro se sacude por sí solo? Esto no es bueno para tu disco de embrague, tu plato de presión o tu motor.

  2. 2

    Comprende la premisa que está detrás de la técnica del doble embrague. Hacer un rebaje de modo directo, esto es, bajar el pedal de embrague, cambiarse a una velocidad más baja, y luego soltar el embrague para lograr que el auto tire hacia adelante, es muy duro para tu embrague, y hace que se desgaste mucho más rápido. El doble embrague requiere un pasaje por el punto neutral entre cada velocidad, permitiéndote igualar las revoluciones, o alinear la velocidad del motor entre ambas velocidades, de modo que el cambio sea suave.

  3. 3

    Intenta el rebaje con doble embrague entre la cuarta y la tercera velocidad, ya que este es el más fácil de llevar a cabo sin dañar las velocidades. Intenta usar el doble embrague en una calle asfaltada, viajando en cuarta velocidad a 35 millas (56,33 km) por hora.

  4. 4

    Presiona el pedal de embrague y pasa el auto a neutral. Suelta el pedal hasta que se desembrague. No te preocupes por ir demasiado rápido, puedes bajar la velocidad luego. Por ahora, tómalo con calma.

  5. 5

    Fíjate que tus RPM comienzan a bajar. Ahora, con el auto todavía en neutral, presiona fuerte y rápidamente el pedal acelerador. Esto hará que el motor alcance un RPM más alto, ya que en neutral no hay una conexión a la cadena de movimiento que pueda consumir las revoluciones de tu auto.

  6. 6

    Asegúrate de que el motor esté a alrededor de 4.000 RPM, dependiendo del modelo de tu auto, y rápidamente pisa el embrague otra vez y pasa la palanca de la cuarta a la tercera velocidad. Ahora, suelta el embrague y sigue andando, en una velocidad más baja sin ese golpe desagradable que provoca un rebaje rápido, y sin el desgaste en tu disco de embrague que es provocado por mantenerlo pisado por largos períodos de tiempo mientras hay potencia corriendo a través de la cadena cinemática.

  7. 7

    Practica esta técnica hasta que puedas conocer la velocidad de tus transiciones. Eventualmente, llegarás a un punto en que la maniobra del doble embrague y el cambio extra a neutral entre medio, sea una segunda naturaleza y no será notorio para tus pasajeros, excepto por el hecho de que tu manejo con transmisión manual será muy suave.

  8. 8

    Domina el cambio más fácil con el doble embrague, el que va de la cuarta a la tercera velocidad, y luego podrás intentar otros. El más útil será el cambio de la quinta a la cuarta velocidad, o de la sexta a la quinta en una transmisión manual de seis velocidades, ya que este cambio se suele usar para sobrepasar en la ruta o para trepar colinas.

  9. 9

    Tu técnica mejorará con el tiempo hasta que tus pasajeros no puedan notar el hecho de que estás cambiando velocidades. Te agradecerán, y también lo hará tu automóvil.

Consejos y advertencias

  • Aprende a sentir el punto exacto en el que tu embrague se suelta y cuándo se embraga en el recorrido de tu pedal de embrague. Si puedes deshacerte del mal hábito de pisar el embrague hasta el suelo, manejar un auto de transmisión manual y el doble embrague serán actividades mucho menos agotadoras.
  • Cuando estés usando el doble embrague y pises el acelerador en neutral, ten cuidado de no acelerar demasiado el auto. No querrás llevar el motor hasta la línea roja, ya que podrías causar un desgaste o daño innecesarios a tu motor. Un golpe rápido al acelerador será suficiente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles