Cómo cambiarle el puente a un violín

Escrito por kochava r. greene | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El puente de un violín se mantiene en su lugar por la tensión de las cuatro cuerdas que van encima de él, desde el cordal hasta las clavijas. La correcta colocación del puente ayuda a que el instrumento suene lo mejor posible al lograr la altura adecuada para cada cuerda, además de servir como dispositivo para que las ondas pasen de las cuerdas a el cuerpo del violín. Aun cuando muchos instrumentistas prefieren que sus puentes sean colocados y ajustados por reparadores profesionales de violines, puedes hacerlo tú mismo con un poco de práctica.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Afloja las cuerdas solo lo suficiente como para quitar el puente viejo, si es que hay uno. Si aflojas las cuerdas demasiado, la falta de tensión en el instrumento causará que el alma, un palo que se encuentra en el interior del violín entre la parte superior e inferior, se caiga. Si miras por los agujeros en forma de efe a los lados del instrumento podrás ver si el alma se ha caído. Si es así, llévalo a una tienda de reparación para que lo vuelvan a poner.

  2. 2

    Coloca el puente paralelo al diapasón. Colócalo de tal manera que el borde del puente esté alineado con las pequeñas muescas de los huecos en forma de efe. El puente deberá estar posicionado de tal manera que el lado más alto vaya en donde está la cuerda más grave, y que el lado más bajo vaya en donde esta la cuerda más aguda. En otras palabras, la parte más baja del puente debe estar en donde va la cuerda Mi sobre él.

  3. 3

    Cuadra las cuerdas en las muescas del puente y comienza a tensionarlas comenzando con la cuerda La, luego la cuerda Re, la cuerda Sol y finalmente la cuerda Mi. A medida que tensionas las cuerdas, asegúrate de que el puente no se dobla o inclina hacia el diapasón. Si lo hace, enderézalo a medida que tensionas cada cuerda para que quede recto al terminar. Tu puente no debe moverse mucho, pero si queda torcido en un lado, o si se mueve lejos o hacia el diapasón, afloja un poco las cuerdas para que puedas hacer ajustes.

Consejos y advertencias

  • Una mala colocación del puente, o el permitir que el puente se doble o se deforme puede causar daños serios a un violín. Si no estás para nada seguro sobre como poner el puente, llévaselo a un profesional para que él lo haga.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles