¿Cómo el cáncer metastásico de mama de etapa IV se disemina a los huesos, pulmones y al hígado?

Escrito por julie boehlke | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo el cáncer metastásico de mama de etapa IV se disemina a los huesos, pulmones y al hígado?
Cómo se disemina el cáncer de mama metastásico de etapa IV a los pulmones, el hígado y los huesos. (womans team image by Pavel Losevsky from Fotolia.com)

Otras personas están leyendo

Diagnósticos erróneos

Una de las formas más comunes mediante las que el cáncer de mama de etapa IV se esparce a los pulmones, al hígado y a los huesos es por un error en el diagnóstico. Las células cancerígenas se multiplican y esparcen por el torrente sanguíneo y a veces hacia los nódulos linfáticos. La prueba de rutina de cáncer como una mamografía, una tomografía por emisión de positrones, resonancia magnética, rayos X o tomografía computada a veces sólo puede mostrar el tumor original y no la metástasis. Si existiera un tumor o lesión secundaria que se haya detectado después de haberse diagnosticado el cáncer podría pasar sin ser detectado.

Asegurarse de tener un cuidadoso seguimiento incluso en la etapa I del cáncer puede prevenir que un rastro de cáncer quede sin diagnosticar. También puede haber anormalidades que existan con el tumor primario, como que no haya sido eliminado del todo. Incluso con un tratamiento agresivo como la quimioterapia y la terapia de rayos concentrada en el cáncer dejado más allá, puede diseminarse rápidamente y crear un tumor secundario o hacer una metástasis en el hígado, los huesos y los pulmones.

Tratamiento que no responde

En algunos casos, cuando se detecta un cáncer de mama de etapa IV se pueden utilizar una dosis alta de quimioterapia, rayos y otras formas de tratamientos para matar las células cancerígenas. Pero cuando el cáncer ha hecho metástasis a órganos vitales como el hígado, que filtra las toxinas del cuerpo, la salud general de la persona puede verse severamente afectada, lo que hace que para el cuerpo sea más difícil luchar contra la enfermedad. Cuanto más se disemina el cáncer de la mama o tumor primario, más difícil es de tratar. Si hay múltiples metástasis, puede ser difícil de tratar, ya que una gran cantidad de radiación en el cuerpo puede ser mortal. Muchas veces se utilizan pequeñas cantidades de radiación como una forma de terapia paliativa para mantener lo más confortablemente posible al paciente durante los últimos meses de vida.

Cáncer agresivo

En la mayoría de los casos, el cáncer de mama metastásico a los huesos, al hígado y los pulmones es una forma de cáncer agresivo. Esto quiere decir que invade la parte exterior de los órganos y tejidos rápidamente, lo que también significa que puede ser muy resistente a la terapia y difícil de tratar. El cáncer que se ha esparcido a los huesos puede hacer que la estructura del cuerpo se debilite y aumenta el dolor en las articulaciones. El cáncer de mama que se disemina a los pulmones no sólo causa dolor, sino que puede causar dificultad para respirar o que sea insoportable. La terapia de oxígeno y tratamientos para respiración pueden ser necesarios como una forma de cuidado paliativo para ayudar al paciente para sentirse cómodo. El cáncer agresivo que ha invadido el hígado puede ser difícil de tratar y contener porque el hígado es un órgano vital para la función humana. En algunos casos las pequeñas zonas de cáncer en el hígado pueden eliminarse en lugar de correr riesgos a través de la terapia de radiación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles