Cantidad de PH necesario para cultivar tomates

Escrito por julie tridle | Traducido por marcela carniglia
Cantidad de PH necesario para cultivar tomates

Los tomates requieren de un suelo ácido para crecer.

tomates cerises 3 image by Jerome Dancette from Fotolia.com

Los tomates son uno de los vegetales más populares y se cultivan en muchas partes en una gran variedad. Aunque existen varios factores para producir un saludable cultivo de tomate, el pH del suelo es importante. El pH del suelo permite que tus tomates tomen los nutrientes que necesitan. Si el suelo es demasiado ácido o alcalino impide la absorción de los nutrientes. Según la Asociación Nacional de Jardinería, los tomates, como la mayoría de los vegetales, prefieren un suelo con niveles de pH entre 6.0 y 6.8 .

Otras personas están leyendo

Tierra con pH apropiado

El pH del suelo mide el equilibrio entre el ácido y el alcalino del mismo. 7.0 es neutral con tierra ácida en el extremo inferior y alcalina en la parte superior de la escala. Afortunadamente entre 6,0 a 6,8, los tomates comparten un nivel de pH con una multitud de otros vegetales de la huerta, incluyendo frijoles, rábanos, guisantes, pepinos, nabos y lechuga, prefiriendo suelos que sean ligeramente ácidos o "agrios." La importancia del pH del suelo yace en la capacidad de la planta de tomar los nutrientes del mismo. Los tomates son plantas que requieren una alimentación abundante en nitrógeno, fosfato, calcio, potasio y otros nutrientes para prosperar. Aunque puedes proporcionarles los nutrientes a través de fertilizantes y de materia orgánica, no será nada bueno si el nivel de pH del suelo no está dentro del rango adecuado.

Controlando y ajustando la tierra

Para mantener las plantas de tomate saludables, controla la tierra antes de plantarlos, o cada tres a cinco años en los jardines ya establecidos. También es posible que desees comprobar si las plantas comienzan a mostrar signos de deficiencia no respondiendo a los ajustes de fertilizantes y nutrientes orgánicos. Los signos comunes de deficiencia son la mala producción de fruta, crecimiento lento y hojas descoloridas o distorsionadas. Controla el suelo mediante el uso de un equipo comprado en la tienda o simplemente llevando una muestra al servicio de extensión local. Si los resultados muestran que el pH del suelo es muy bajo (demasiado ácido), añade cal. Ajusta los niveles de pH alto añadiendo azufre. Otros materiales beneficiosos para aumentar los niveles de pH bajos incluyen ostras trituradas, harina de huesos y cenizas de madera según Thehelpfulgardener.com. Asimismo, sugieren usar aserrín, moho de hojas, hojas de roble o astillas de madera para bajar los altos niveles de pH. Para la seguridad de las plantas, es mejor ajustar los niveles de pH progresivamente a lo largo de varias temporadas. Y entender que los resultados de los ajustes no se mostrarán en forma rápida. La Asociación Nacional de Jardinería sugiere probar y ajustar los niveles de pH en el otoño, dejando que los ajustes tengan efecto antes de la siembra. Si lo dejas, el suelo también puede volver gradualmente a su nivel de pH original. Algunos jardineros, cuando la tierra tiene niveles de pH fuera del rango ideal optan por utilizar camas elevadas o contenedores para el cultivo de tomates, especialmente en las zonas con muy bajo pH en el suelo.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media