Características de adaptación de un ciervo

Escrito por will milner | Traducido por patricia a. palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Características de adaptación de un ciervo
Los ciervos forman parte de una categoría amplia que comprende varias especies, incluyendo a los alces y renos. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Los ciervos son una familia muy diversa de animales que comprenden muchas especies que viven en una gran variedad de hábitats. Las diferentes especies de ciervos enfrentan distintos desafíos y presentan diversas adaptaciones, sin embargo, ciertos factores comunes entre las especies permiten a los ciervos hacer frente a los problemas generales relacionados con la alimentación, la reproducción y huir de los depredadores.

Otras personas están leyendo

Digestión

Los ciervos son rumiantes, es decir que mastican, tragan, regurgitan y mastican nuevamente la comida con el fin de extraer los nutrientes de la materia vegetal resistente. Tienen una serie de adaptaciones para esto. En lugar de tener incisivos afilados como algunos algunos mamíferos, tienen dientes duros y planos, que les ayudan a moler la vegetación. El estómago se divide en cuatro secciones para permitir que el alimento sea separado, regurgitado y fermentado con microbios para facilitar que los nutrientes sean extraídos. Esta es una adaptación para el medio ambiente, pero el tracto digestivo de un ciervo no es tan potente como el de ciertos herbívoros, como la vaca u oveja. Para compensar esto, los ciervos comen alimentos que sean fácilmente digeridos, como árboles jóvenes y brotes.

Complexión

Los ciervos son generalmente animales delgados y elegantes con poderosas piernas. Esto los hace corredores rápidos y buenos saltadores, lo que les permite escapar de los depredadores y moverse a alta velocidad a través de la densa maleza. Incluso las especies grandes, como los alces, pueden hacer una carrera de hasta 35 mph (56 kph). Sin embargo, esto no es suficiente para escapar de sus depredadores más importantes -como el lobo, que puede correr hasta 40 mph (64 kph)-, pero es suficiente como para huir si tienen una ventaja.

Piel

Las diversas especies de ciervos exhiben una gran variedad de pieles que se adaptan a su medio ambiente. Estas varían en grosor desde un piel muy peluda y gruesa en las especies árticas, como los renos, hasta un pelo más corto en las especies que habitan en la sabana. Su piel también varía en la coloración. En general, el ciervo puede camuflarse mejor en los marrones claros de la maleza del bosque. Muchos también tienen manchas blancas a lo largo de la espalda para imitar el patrón de la luz solar a través de los árboles sobre el suelo del bosque.

Sentidos

Los ciervos tienen un sentido muy agudo del olfato. Este, combinado con una buena audición y una vista aguda, les permite detectar a sus predadores a una larga distancia. Los ciervos son conocidos por humedecer su nariz con la lengua para que sea más adhesiva a las partículas portadores de olor suspendidas en el aire. Su fuerte sentido del olfato, junto con las glándulas de olor en su cabeza, las patas y pezuñas, también le permite dejar tras de sí rastros de olor para comunicar información social acerca de su tamaño, género y estatus.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles