Las características de la pintura impresionista

Escrito por grace riley | Traducido por jaime alvarez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las características de la pintura impresionista
Las pinturas impresionistas se definen por varias características. (Comstock/Comstock/Getty Images)

El impresionismo es uno de los estilos más estudiados y popularmente apreciados de expresión artística. El movimiento comenzó en Francia a finales de 1800. Hoy en día estas obras de arte son generalmente consideradas como unas de las más agradables visualmente jamás creadas. El famoso Museo del Louvre en Paris alberga su vasta colección de impresionismo en un edificio totalmente independiente, para dar cabida a la gran cantidad de visitantes que desean ver obras de esa época.

Otras personas están leyendo

Grandes trazos

Los impresionistas utilizaban anchas pinceladas, cortas para crear imágenes, en lugar de pequeños y finos trazos comunes en otros estilos de la pintura. Éstas hacían que los objetos lucieran inexactos, pero daban la impresión general del sujeto. Estas cualidades le confieren un sentido del detalle cuando se ve desde a la distancia, pero cuanto más un espectador se acerca hacia el trabajo, las imágenes aparecen más borrosas o menos precisas.

Formas inexactas

Dado que los pintores impresionistas no se concentran en los detalles, las formas no parecen firmes y exactas. Un barco puede parecer que tiene un borde dentado en la parte inferior, aunque no es así como lucen en la vida. Algunos de los ejemplos más notables de conformación inexacta son las serie de pinturas de nenúfares de Claude Monet. Desde la distancia, las pinturas parecen asemejarse a los grupos de nenúfares que flotan en el agua. Sin embargo, mientras más se acerca un espectador hacia la pieza, menos se distinguen las formas.

Colores suaves

Los pintores impresionistas favorecieron los colores pasteles claros y suaves. Utilizaron negro para el detalle y la sombra cuando era necesario, pero hicieron un mayor uso del blanco. En lugar de indicar la oscuridad de las sombras en los objetos, eran más propensos a representar la luz. Los azules suaves y verdes eran en su mayoría los colores más populares. A menudo, estas obras, cuando se ven de cerca, parecen tener grandes rasgos de colores suaves lado a lado, en lugar de una mezcla.

Personas y naturaleza

La gente y, sobre todo, la naturaleza fueron los temas más frecuentemente seleccionados para las obras impresionistas. El naturalismo era una cualidad que se repite en muchas obras de la época, en todos los medios de expresión y culturas. De las pinturas naturales, el agua era un rasgo prominente en muchos cuadros. Pintar el agua permitió a los artistas centrarse en muchos de los temas recurrentes del movimiento, como la luz, los colores suaves y las formas inexactas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles