Características de relaciones sanas e insanas

Escrito por daniel r. mueller | Traducido por priscila caminer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Características de relaciones sanas e insanas
Los conflictos son normales en todas las relaciones. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Las relaciones sólidas se construyen sobre la base de la felicidad mutua y objetivos comunes a largo plazo. Las relaciones insanas, por otro lado, se centran alrededor de un desequilibrio de poderes y diversos tipos de manipulación, tanto visiblemente físicas como sutilmente psicológicas. Aunque liberarse de una relación insana puede ser doloroso a corto plazo, a menudo es mejor para ambas partes cuando se considera desde un punto de vista general.

Otras personas están leyendo

Aspectos de una relación sana

Una relación sana, ya sea con una pareja o simplemente una amistad, debe basarse en el trabajo en equipo, el respeto mutuo y la responsabilidad compartida. El trabajo en equipo en una relación significa reunirse y llegar a un consenso antes de actuar sobre un problema para llegar a una resolución para que ambas partes puedan ser felices. En algunos casos, el trabajo en equipo significa el compromiso de ambos de manera que cada individuo pueda lograr algunos de sus objetivos; sin embargo, en la mayoría de los casos, el trabajo en equipo conduce a un resultado de ganar o ganar. La responsabilidad compartida significa cosas diferentes en función de la relación. Entre amigos, puede significar discutir sobre pagar la factura de consumo en un bar al salir por las noches; y entre esposos, la responsabilidad compartida significa que cada socio debe comprometerse a dividir las tareas del día a día. Esto no significa necesariamente ganar la misma cantidad de dinero, ya que otras contribuciones tales como una madre que se queda en casa criando a los hijos también contribuye al funcionamiento general de un hogar. Una consideración mutua significa igualar las necesidades y la felicidad del otro con el bienestar y la preocupación personal.

Características de las relaciones insanas

Las relaciones poco saludables se caracterizan por una distribución desigual del poder entre los participantes. La violencia física es el signo más evidente de una relación insana; sin embargo, la manipulación o una falta de respeto o empatía importante y reiterada por el otro socio también son dignos de profunda preocupación. La manipulación del otro utilizando la vergüenza o hablándole despectivamente puede ser considerado como un aspecto de una relación no saludable debido al impacto negativo en la autoestima de la pareja. Los problemas de control son también a veces aspectos de una relación enfermiza y pueden involucrar a un individuo tratando de aislar al otro de sus amigos o familia. Un problema menos discutido es el abuso de los recursos compartidos; por ejemplo, si una pareja aporta la mayor parte de las ganancias, mientras que el gasta sin tener en cuenta los efectos negativos que puede tener en la casa, puede ser una señal fuerte de un desequilibrio no saludable de respeto.

Los conflictos son normales en una relación

Hay pocas relaciones que no tienen conflictos. El conflicto en sí mismo no significa una relación sea necesariamente insana, ya que las diferencias de opinión son una parte casi inevitable de una vida compartida. En última instancia, el factor decisivo en la determinación de si un conflicto es saludable o no, es la manera en el que los miembros de la relación optan por resolver el conflicto, ya que la forma más sana de resolverlo es a través del diálogo civilizado que termina en un consenso compartido. Aunque darle al otro espacio después de una discusión para evitar la pérdida de la compostura es aceptable, ignorarlo es una forma de manipulación, como lo es la retención de afecto y debe evitarse. Un error común en las parejas es sacar a relucir argumentos pasados. El perdón es un componente esencial del éxito de la resolución el conflicto de relación y una vez que un socio se compromete a perdonar el pasado, el incidente no debe seguir siendo un punto de discusión frecuente.

Confiar en los instintos

A veces puede ser difícil que uno de los miembros de la relación comprenda realmente que está en una relación no saludable; sin embargo, muy frecuentemente, esa persona sabe instintivamente si una relación es sana o no. Tener una relación problemática no siempre es motivo de un final, especialmente cuando ambas partes están dispuestas a admitir que hay un fallo y trabajan en la solución del problema. En algunos casos, sin embargo, tales como la violencia doméstica extrema, el diálogo debe ser cerrado y terminar la relación como una cuestión de bienestar personal. Si estar en una relación con alguien, ya sea un amigo o cónyuge, da lugar a una sensación instintiva de peligro, lo mejor es confiar en las señales de alerta del subconsciente en lugar de arriesgarse a sufrir daños personales.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles