Salud

Cardiopatías congénitas no cianóticas

Escrito por dana severson | Traducido por maría florencia lavorato
Cardiopatías congénitas no cianóticas

Las cardiopatías congénitas no cianóticas son un grupo de defectos cardiacos desde el nacimiento.

Comstock/Comstock/Getty Images

Las cardiopatías congénitas no cianóticas son un grupo de defectos cardíacos desde el nacimiento. Y a pesar de que estos defectos pueden impedir el flujo sanguíneo, la falta de oxígeno asociada con estos trastornos no es necesariamente tan grande como en defectos cardíacos cianóticos. Cuando sufres de cardiopatía congénita no cianótica, pueden verse afectadas las paredes o válvulas del corazón, así como sus arterias.

Otras personas están leyendo

Defecto del septo ventricular

De todas las enfermedades no cianóticas del corazón, un defecto septal ventricular es probablemente una de las más comunes. A menudo se conocida simplemente como DVS, esta enfermedad se caracteriza por una abertura anormal en las cámaras de los ventrículos, que constituyen la parte inferior de tu corazón. Si bien esto puede sonar bastante grave (como también lo puede ser), algunas personas que nacen con esta condición no necesitan realmente un tratamiento para sellar el agujero, ya que se puede cerrar por si solo.

Comunicación interauricular

Otra forma muy común de cardiopatía congénita no cianótica es una condición llamada comunicación interauricular. También conocido como TEA, este trastorno se encuentra el orificio en el tabique entre las aurículas derecha e izquierda, que son las dos cámaras superiores del corazón. Y al igual que un defecto septal ventricular, esta enfermedad congénita también puede "tratarse" por si sola, donde el cuerpo cierra la abertura por su cuenta, sobre todo cuando el defecto es pequeño.

Defecto de relieve endocárdico

Siguiendo en la misma línea que los dos defectos del septo ventricular y septal auricular, también puedes nacer con un defecto de relieve endocárdico. Pero en lugar de un agujero entre dos de las cámaras, en realidad careces de un tabique, o de la pared que divide los cuadrantes de la izquierda y derecha de tu corazón. La intervención médica es casi siempre necesaria para "reconstruir" el tabique que falta.

La estenosis aórtica

A veces, una cardiopatía congénita no cianótica puede implicar la válvula aórtica del corazón, que es la válvula conectada al vaso sanguíneo principal responsable de la entrega de la sangre "oxigenada" al resto de tu cuerpo. En este defecto, la válvula aórtica sufre de una estenosis, donde la abertura entre el ventrículo izquierdo y la aorta es anormalmente estrecha y no se abre correctamente. Esto, obviamente, dificulta el flujo sanguíneo apropiado y puede privar a tu sistema de oxígeno y nutrientes. En algunos casos, la estenosis se cura a si misma. Sin embargo, puede ser necesario corregirla manualmente operando este estrechamiento.

Estenosis pulmonar

También es posible nacer con otra forma de estenosis valvular que afecta a la válvula pulmonar. Con este defecto cardíaco no cianótico, el estrechamiento se produce dentro de la válvula entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar, que se encarga de llevar la sangre "desoxigenada" a los pulmones. Aunque no es tan común como otros defectos del corazón, el tratamiento varía basado en gran medida de la gravedad de la condición. Para algunas personas, este defecto puede desaparecer por sí solo. Otras pueden necesitar medicación o cirugía para tratar o corregir el problema.

El conducto arterioso permeable

A veces, las cardiopatías congénitas no cianóticas no tienen nada que ver con el corazón en absoluto. En cambio, el defecto puede estar dentro de la aorta y la arteria pulmonar. En esta situación, una abertura anormal permanece entre estos dos vasos sanguíneos, causando una interrupción en la circulación. El tratamiento es a menudo dictado por el tamaño del agujero, ya que las aberturas más pequeñas pueden cerrarse por su propia cuenta. Si el orificio no queda sellado o es más grande en tamaño, un procedimiento quirúrgico es necesario para cerrarla.

La coartación aórtica

La coartación aórtica es otra forma de enfermedad cardíaca congénita no cianótica. Con este defecto, no hay nada realmente mal con el propio corazón, que está en última instancia, sino que naciste con una aorta anormalmente estrecha, lo que dificulta el flujo de sangre al resto del cuerpo. Aunque esta condición todavía afecta a la función global del corazón, ya que tiene que trabajar mucho más para hacer circular la sangre, el tratamiento gira en torno a ampliar el vaso sanguíneo, ya sea a través de la eliminación del tejido arterial estrechado o abriéndolo manualmente a través de una angioplastia.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media