¿Qué causa que un imán permanente pierda su magnetismo?

Escrito por j.t. barett | Traducido por daniel cardona
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué causa que un imán permanente pierda su magnetismo?
Los imanes permanentes se debilitan naturalmente con el tiempo. (Paul Tearle/Stockbyte/Getty Images)

Un "imán permanente" no es completamente permanente. Los impactos de calor, los fuertes campos magnéticos, y la edad conspiran para robarle a un imán su fuerza. Un imán obtiene su campo cuando microscópicas áreas magnéticas, llamadas dominios, se alinean en la misma dirección. Cuando los dominios cooperan, el campo del imán es la suma de todos los campos microscópicos en él. Si los dominios caen en el desorden, los campos individuales se anulan, dejando el imán débil.

Otras personas están leyendo

Impacto

Los impactos muy fuertes empujan a los átomos de un imán, haciendo que se vuelvan a alinear entre si. En la presencia de un fuerte campo magnético en línea con el del imán, los átomos se vuelven a alinear en la misma dirección, fortaleciendo el imán. Sin un fuerte campo magnético que guíe a los átomos, éstos se vuelven a alinear en direcciones al azar, lo que debilita el imán. Los imanes permanentes pueden soportar más de unas cuantas caídas, pero pierden fuerza con golpes repetitivos de martillos.

Edad

Cuando nos fijamos en un imán sobre una mesa, parece completamente inmóvil, pero en realidad los átomos vibran en direcciones aleatorias. La energía de las temperaturas normales crea estas vibraciones. Durante varios años, las vibraciones eventualmente aleatorizan las orientaciones magnéticas de sus dominios. Algunos materiales magnéticos retienen más magnetismo que otros. Los científicos usan cualidades como la coercitividad y la remanencia para medir la eficacia con la que un material magnético mantiene su fuerza.

Calor

Como palomitas de maíz en una olla, las vibraciones moderadas al azar de los átomos a temperatura ambiente se hacen más enérgicas cuando se enciende la calefacción. En un cierto punto, llamado la temperatura de Curie, un imán pierde su fuerza completamente. No sólo el material pierde su magnetismo, sino que ya no será atraído por los imanes. El níquel tiene una temperatura de Curie de 358 grados Celsius (676 Fahrenheit), el hierro es 770C (1418F). Una vez que el metal se enfría, su capacidad de atraer los imanes regresa, aunque su magnetismo permanente se vuelve débil.

Almacenamiento inadecuado

Los imanes de barra para la clase de ciencias tienen sus polos norte y sur, claramente indicados. Si los almacenas o apilas con los polos norte juntos, esto les hace perder su magnetismo más rápido de lo normal. En su lugar, es mejor almacenarlos con el polo norte de un imán haciendo contacto con el polo sur de otro. Los imanes se atraerán entre sí en esta orientación y mantendrán los demás campos. Puedes almacenar imanes de herradura así también, o puedes poner un pequeño pedazo de hierro, llamado "guardián", a través de los polos para preservar su fuerza.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles