¿Qué causa que la presión arterial disminuya mientras que la frecuencia cardíaca aumenta con el ejercicio?

Escrito por linda tarr kent | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué causa que la presión arterial disminuya mientras que la frecuencia cardíaca aumenta con el ejercicio?
Si te sientes débil y mareado, busca atención médica. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Uno de los beneficios del ejercicio es que con el tiempo tu presión sanguínea puede disminuir. Sin embargo, tener tu presión y tu ritmo cardíaco bajos durante una sesión de ejercicio es signo de un problema. Numerosas cuestiones, incluyendo deficiencias nutricionales y enfermedades, pueden causar esta situación. Consulta a tu médico para un diagnóstico seguro.

Otras personas están leyendo

Deshidratación

Cuando sudas excesivamente durante un ejercicio, o practicas ejercicios en agua caliente, corres el riesgo de deshidratarte. No reemplazar el líquido durante tu entrenamiento aumentará este riesgo. La presión sanguínea baja y un ritmo cardíaco rápido son signos de deshidratación. La presión sanguínea que cae cuando te levantas es otro signo. Otros síntomas incluyen boca seca o pegajosa, falta de energía, orina de color amarillo oscuro o falta de orina. Si tu deshidratación es leve, beber líquido aliviará el problema. Bebe pequeñas cantidades en lugar de mucho, ya que si no podrías vomitar. Si tu hidratación es moderada a severa, probablemente necesites atención médica, incluyendo medicación y líquidos intravenosos. Si estás mareado, sientes vértigo, letargo o te sientes confundido, busca atención médica de emergencia. La deshidratación severa, si no se la trata, puede desencadenar daño cerebral permanente, ataques o muerte.

Cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética puede desencadenar un pulso rápido y filiforme junto con una caída de la presión sanguínea durante el ejercicio. Esta afección es una complicación de la diabetes. Sucede cuando el cuerpo no puede utilizar la glucosa como combustible debido a que tu cuerpo tiene una cantidad insuficiente de insulina. La glucosa es el principal combustible que tu cuerpo utiliza durante el ejercicio. Cuando no hay suficiente cantidad, se utiliza la grasa en lugar de la glucosa. Cuando esto sucede, las cetonas, los bioproductos de la grasa desglosada, pueden aumentar en tu cuerpo. A altos niveles, son venenosos. La cetoacidosis diabética también puede desencadenar náuseas y vómitos, dolor estomacal, un aliento con olor afrutado, respiración profunda y rápida, fatiga, sed, disminución del apetito, dolor de cabeza, dolor o rigidez muscular, deshidratación y sus síntomas asociados y una disminución en el nivel de consciencia. En casos extremos, puede desencadenar estupor mental que se convierte en un coma diabético.

Alergia

Una reacción alérgica, como a una picadura de abeja mientras estás afuera corriendo, puede causar una caída repentina de la presión arterial, junto con un pulso rápido. La reacción, también, puede ser a un alimento que comiste antes de tu sesión de ejercicio. La baja presión sanguínea y un pulso acelerado son signos de anafilaxis, que pueden causar síntomas que comprometen la vida. Otros síntomas son vértigo, mareos, vías aéreas obstruidas o cerradas, garganta inflamada o sensación de que hay un bulto en la garganta que dificulta tu respiración. Busca atención médica inmediata si experimentas esta afección. Según el sitio web MayoClinic.com, raramente puedes tener alergia a un alimento que se active con el ejercicio. Ayuda a reducir el riesgo no comiendo nada por dos horas antes de hacer ejercicios y evitando alimentos que pueden desencadenar reacciones.

Anemia

Una nutrición pobre puede causar anemia, que puede ocasionar un ritmo cardíaco rápido y una baja presión arterial. Cuando no tomas suficiente hierro, tu cuerpo siente la falta de eso que necesita para formar adecuadamente los glóbulos rojos. La falta de folato y vitamina B-12 también pueden llevar a una baja presión sanguínea debido a la anemia. La anemia también se caracteriza por la fatiga. Cuando estás anémico y no produces la suficiente cantidad de glóbulos rojos, la capacidad de tu cuerpo de llevar oxígeno a los tejidos como los músculos se ve disminuida. Otros síntomas pueden incluir fatiga, mareos, falta de respiración durante el ejercicio, problemas de concentración, dolores de cabeza, dolor de pecho, hormigueo y constipación. Consulta a un médico si tienes signos de anemia.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles