Causas de calambres de tipo menstruales a las 33 semanas de embarazo

Escrito por sarah harding | Traducido por priscila caminer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Causas de calambres de tipo menstruales a las 33 semanas de embarazo
Los calambres durante el embarazo tardío pueden ser aterradores, pero hay varias explicaciones normales. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

El dolor abdominal durante el embarazo, incluyendo calambres de tipo menstruales pueden sorprender. Hay algunas explicaciones perfectamente seguras para calambres al final del embarazo, como la que ocurre durante la semana 33. En algunos casos, los calambres menstruales en esta última etapa del embarazo pueden ser un signo de una complicación grave. Siempre consulta con tu médico si observas calambres de tipo menstruales durante el embarazo, especialmente si son persistentes o presentan otros síntomas.

Otras personas están leyendo

El estiramiento del ligamento

En cualquier momento durante y después del segundo trimestre una mujer puede notar leves a moderados cólicos que abarcan el área abdominal. Esta sensación puede sentirse similar a un tirón muscular, pero disminuirá después de unos segundos o cuando el movimiento se interrumpa. Esto se llama dolor del ligamento. El ligamento es la banda resistente de tejido que se conecta al músculo y al útero, según "March of Dimes". Este dolor se produce cuando una mujer se mueve, tal como levantarse de la cama. El dolor puede comenzar en el área pélvica extenderse a la zona abdominal. Cuando el dolor llega a la zona abdominal, se puede sentir como los cólicos menstruales. El dolor del ligamento no dura por mucho tiempo. Si tienes un dolor parecido a este durante más de unos pocos segundos o minutos, contacta a tu médico.

Laboral

Las contracciones irregulares, a menudo llamadas Braxton-Hicks, pueden ocurrir durante la semana 33 de embarazo. Estas contracciones pueden sentirse como calambres menstruales o pueden ser indoloras. El útero y los músculos que lo rodean se tensionan durante una contracción. Los calambres en trabajo de parto falso pueden aumentar en frecuencia e intensidad a medida que avanza el embarazo. Una forma de diferenciar una falsa alarma de las contracciones reales es caminar. Caminar no interrumpirá las contracciones reales, pero las contracciones falsas se pueden detener cuando comienzas a moverte. Las contracciones verdaderas del trabajo de parto serán predecibles. El tiempo es otra manera de determinar si son reales o falsas. Contracciones falsas pueden ocurrir en un patrón temporal irregular. Las contracciones reales se dan a un número consistente de minutos de diferencia y duran alrededor de la misma cantidad de tiempo. En el trabajo de parto real, las contracciones aumentarán constantemente en el tiempo y serán más seguidas unas de otras. La semana 33 es considerada como trabajo de parto prematuro, dice "March of Dimes". Es importante ponerse en contacto con su médico inmediatamente si sospechas que estás teniendo contracciones reales. Las contracciones reales pueden ir acompañadas de pérdida de líquido o sangre por la vagina, dolor sordo en la parte inferior de la espalda y suelen ser similares a los calambres menstruales.

Desprendimiento de la placenta

El desprendimiento de placenta es una condición muy grave y peligrosa que puede ocurrir al final del embarazo, incluyendo durante la semana 33. El desprendimiento se refiere a la separación de la placenta del útero, dice BabyCenter.com. La separación puede ser parcial o completa. Los síntomas del desprendimiento de la placenta pueden variar. Algunas mujeres pueden tener sangrado repentino que es obvio o puede ser gradual. Si se rompe la bolsa después de que el desprendimiento se ha producido, los fluidos pueden estar llenos de sangre. El dolor asociado con el desprendimiento de la placenta puede sentirse como calambres menstruales que no desaparecen. El bebé puede dejar de moverse y puedes tener dolor de espalda.

Preeclampsia

Los casos graves de preeclampsia pueden acompañarse de dolor intenso o sensibilidad en el abdomen superior, dice BabyCenter.com. La mayoría de las mujeres son diagnosticadas con preeclampsia en la semana 20 del embarazo. Esta condición se caracteriza por cambios en los vasos sanguíneos que pueden afectar a muchos órganos del cuerpo, incluyendo el hígado, el cerebro y la placenta. La hipertensión arterial y proteínas en sangre son dos rasgos que tendrá la sangre de una mujer, si tiene preeclampsia. Otros síntomas junto a los calambres pueden incluir hinchazón de la cara, las manos o los pies y los tobillos. Los síntomas más graves pueden incluir dolor de cabeza severo, problemas de la visión (visión borrosa o ver manchas), náuseas y vómitos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles