Causas de las enzimas hepáticas elevadas

Escrito por contributing writer | Traducido por valeria garcia
Causas de las enzimas hepáticas elevadas

El médico puede recomendar cambios en tu dieta.

Dinner Plate with Paprika image by igor from Fotolia.com

El hígado es un órgano importante que cumple un papel en varios procesos fisiológicos. Hay muchas afecciones que pueden causar enzimas hepáticas elevadas, que van desde una simple infección al cáncer. Un médico evaluará los síntomas del paciente y, a continuación, realizará pruebas de enzimas hepáticas en una muestra de sangre, normalmente junto a otros análisis de sangre. Por lo general, un diagnóstico no se basa únicamente en los niveles de enzimas hepáticas.

Otras personas están leyendo

Función

El hígado es el órgano más grande del cuerpo humano. Ayuda en la digestión, el metabolismo, la síntesis de proteínas y la desintoxicación general. También produce la bilis, que se utiliza en la digestión para emulsionar las grasas. Una parte de esta bilis se almacena en la vesícula biliar y, por lo tanto, los niveles de enzimas hepáticas anormales pueden indicar un problema en este órgano. El hígado también desempeña un papel en el sistema inmunitario, ya que los fagocitos están dispersos en el tejido hepático.

Importancia

Dado que el hígado es un órgano muy importante y su correcto funcionamiento es imprescindible para muchos procesos fisiológicos, las enzimas hepáticas elevadas pueden deberse a una multitud de afecciones en varios órganos diferentes. La infección o inflamación del hígado, la vesícula biliar o los conductos biliares pueden elevar las enzimas hepáticas, como también lo pueden hacer las afecciones más graves tales como el cáncer, la cirrosis y la insuficiencia cardíaca congestiva.

Tipos

Las siguiente son las enzimas del hígado que pueden estar elevadas, junto con las afecciones que podrían producir estos resultados de laboratorio anormales. ALT (alanina transaminasa). Cuando las células del hígado se dañan por una lesión o enfermedad, este químico se filtra dentro del torrente sanguíneo. Si no ha habido ninguna lesión, los altos niveles de ALT pueden deberse a una infección, tales como la hepatitis viral, o una sobredosis de medicamentos que se procesan en el hígado, como el paracetamol. AST (aspartato aminotransferasa). Esta enzima también se eleva en casos de daño hepático. Sin embargo, no es específica del hígado, y se puede elevar si hay daño en los riñones, el cerebro, el corazón o músculo esquelético. Si la AST es alta pero ALT es normal, el daño probablemente no está en el hígado. Si la ALT y la AST son altas, es probable que el hígado sea el que esté afectado. FA (fosfatasa alcalina). La ALP alta es normal en niños y mujeres embarazadas. En otros pacientes, puede indicar un conducto biliar inflamado o bloqueado, inflamación de la vesícula biliar, cirrosis, hepatitis o tumores hepáticos. Algunos medicamentos recetados también pueden causar niveles altos de fosfatasa alcalina. GGT (gamma-glutamil transpeptidasa). Los niveles elevados pueden indicar hepatitis, cirrosis, obstrucción del conducto biliar o tumores hepáticos. También puede aumentar por insuficiencia cardíaca congestiva, uso de alcohol y algunos medicamentos recetados. TBIL (bilirrubina total) y DBIL (bilirrubina directa). Los altos niveles de bilirrubina pueden causar ictericia. Cuando la bilirrubina total es elevada, los niveles de bilirrubina directa pueden ayudar a determinar el problema. Si la DBIL es normal, el problema puede ser cirrosis o hepatitis, mientras que si la TBIL y la DBIL son elevadas, entonces probablemente existe un problema de excreción en la vesícula biliar o un conducto biliar.

Identificación

Normalmente, un médico ordenará otras pruebas junto con las de las enzimas hepáticas. Estas pueden incluir un conteo sanguíneo completo (CSC), que controlará los niveles de glóbulos blancos y rojos, o pruebas específicas para virus tales como el de la hepatitis. Las enzimas hepáticas ALT, AST,ALP y bilirrubina también están incluidas en el grupo de pruebas metabólicas completas, las cuales controlan la función renal, los niveles de proteínas, electrolitos, glucosa y calcio. Luego se realiza un diagnóstico en base en los resultados de todas las pruebas de sangre y los síntomas del paciente. Si se sospecha de cáncer, se puede realizar una biopsia. También se pueden usar una TAC (tomografía axial computada) y ultrasonidos para confirmar el diagnóstico.

Prevención y solución

Los tratamientos curativos por supuesto dependerán de la causa subyacente de las enzimas hepáticas elevadas. Las soluciones pueden incluir cambios en la dieta y medicamentos, antibióticos y antiinflamatorios. Puede que se deba realizar una intervención quirúrgica si hay cálculos biliares, una obstrucción biliar o un tumor. La quimioterapia o la radiación pueden ser necesarias si se descubre cáncer. En casos de cirrosis y otras enfermedades crónicas, algunas veces es necesario un trasplante de hígado.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media