Causas de fatiga, somnolencia y dolor muscular

Escrito por stephanie chandler | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Causas de fatiga, somnolencia y dolor muscular
Las infecciones, las enfermedades autoinmunes y las respuestas inflamatorias crónicas pueden conducir a la aparición de este grupo de síntomas. (Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

Las afecciones y enfermedades que parecen no estar relacionadas pueden causar síntomas muy similares una a la otra. Síntomas como somnolencia, dolores musculares o fatiga, o la sensación de cansancio extremo, a menudo aparecen juntos en respuesta a fluctuaciones o daño en las células de la sangre. Las infecciones, las enfermedades autoinmunes y las respuestas inflamatorias crónicas pueden conducir a la aparición de este grupo de síntomas.

Otras personas están leyendo

Fibromialgia

La fibromialgia es una afección crónica que causa dolor extendido en los músculos, tendones y ligamentos. Según el sitio web MayoClinic.com, esta afección, que afecta más a las mujeres que a los hombres, aparece en aproximadamente el 2% de la población de Estados Unidos. Aunque las causas exactas de la fibromalgia aún son desconocidas, los factores que contribuyen pueden incluir mutaciones genéticas, infecciones y trauma físico o emocional. El dolor muscular constante y sordo causado por la fibromalgia interfiere con los patrones normales de sueño, lo que da como resultado la sensación de fatiga y somnolencia durante el día. Muchos pacientes con fibromialgia desarrollan afecciones coexistentes como síndrome de fatiga crónica, depresión, trastorno de colon irritable, lupus, osteoartritis, trastorno de pierna inquieta y artritis reumatoidea. El tratamiento incluye tanto medicación para aliviar el dolor como cambios en el estilo de vida para mejorar la salud en general. Los médicos comúnmente recentan analgésicos como acetaminófeno, medicaciones anti inflamatorias no esteroides, antidepresivos para ayudar a mejorar el sueño y antiasimientos para ayudar a reducir el dolor.

Síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica describe una afección de causa desconocida caracterizada por un cansancio o debilidad extrema que no se arregla con el descanso. Según el sitio web MedLine PLus y el Instituto Nacional de Salud, los médicos diagnostican el síndrome de fatiga crónica en pacientes que exhiben al menos cuatro de los siguientes síntomas por al menos seis meses sin otra causa aparente. Los síntomas incluyen fatiga extrema lo suficientemente severa como para restringir la actividad, sensación continua de somnolencia incluso después del descanso, olvidos, dificultad de concentración, dolor de cabeza, dolor de articulaciones, fiebre leve, dolores musculares, debilidad muscular, debilidad del nódulo linfático y dolor de garganta. Como no existe una cura, los médicos tratan el síndrome de fatiga crónica promoviendo una dieta saludable, iniciando una terapia cognitiva conductual y enseñándole al paciente diferentes técnicas del manejo de sueño. Los médicos pueden recetar medicaciones para tratar las afecciones actuales, tales como antidepresivos para pacientes que pueden desarrollar depresión.

Enfermedad africana del sueño

La enfermedad africana del sueño, también conocida como trupanosomiasis africana, aparece como resultado de una infección parasitaria transmitida por la picadura de una mosca tsetse infectada, que sólo se encuentra en el Sahara, África. Existen dos variaciones de esta enfermedad, clasificadas según el parásito específico involucrado. Según la Organización Mundial de la Salud, la tripanosomiasis del oeste de África, causada por el parásito trypanosoma brucei gambiense, cuenta con aproximadamente el 90% de los casos. La versión del oeste de África causa la enfermedad crónica que puede no mostrar síntomas hasta que llegue a una etapa más avanzada. El parásito tripanosoma brucei rhodesiense causa la enfermedad del sueño del este de África y resulta en una infección aguda que se desarrolla rápidamente. Los síntomas iniciales de ambos tipos incluyen fiebre, dolores de cabeza, dolor de articulaciones, dolores musculares y picazón. A medida que la enfermedad progresa, afecta el sistema nervioso central causando confusión, disturbios sensitivos, falta de coordinación y trastornos del sueño que resultan en fatiga. El tratamiento se realiza en dos partes, con la primera utilizando una combinación de medicaciones con pentamidina y suramina. Las drogas de la segunda parte, que incluyen melarsoprol y eflonitine, deben cruzar la barrera de sangre-cerebro para atrapar al parásito, tal como señala la Organización Mundial de la Salud.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles