Causas de la supinación

Escrito por nora mayers | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Causas de la supinación
(chaussure verte image by Vely from Fotolia.com)

Vives con torcedura de tobillos. No eres torpe y no arrastras tus pies al caminar, pero parece que tus tobillos giran cuando menos lo esperas, incluso si eres cuidadoso. El problema probablemente no tenga que ver con lo ligero de pies o grácil que seas. De hecho, puede que seas supinador.

Otras personas están leyendo

Definición de supinación

Para entender las causas de la supinación primero debes comprender su definición. La supinación sucede cuando los pies se doblan hacia afuera cuando estás caminando o corriendo; esto causa que la pierna se doble hacia afuera y el talón hacia adentro. Cuando una persona supina, el pie proporciona a la pierna una inadecuada absorción de impacto. Al mismo tiempo, los músculos inferiores de la pierna se tuercen y se tensan al tratar de adaptarse a la posición forzada del pie.

Cusas de la supinación

La herencia es la causa principal de supinación. Los empeines altos, tanto heredados de un miembro inmediato de la familia como de un ancestro, cuentan en la mayoría de los casos. El sitio de internet Our Health Network (Nuestra Salud en Línea), sugiere que la posición del pie en desarrollo dentro del útero también puede ser una causa. Otras razones para la supinación pueden ser desórdenes neuromusculares, debilidad en los músculos inferiores de la pierna y debilidad en los ligamentos debido a lesiones previas de los tobillos.

Síntomas causados por la supinación

El pie supino no puede dar la correcta absorción de impacto a la parte inferior de la pierna; esto produce síndrome de estrés tibial anterior, debilidad en tobillos y rodillas y problemas de caderas. Dado que el cuerpo es una cadena, donde cada parte se relaciona directamente con la otra, la supinación puede también causar dolor en zonas del cuerpo no relacionadas directamente con las acciones de caminar o correr. El dolor lumbar puede producirse como resultado del desequilibrio en los músculos de la cadera. Esto causa a su vez mala postura, lo que afecta al cuello, las cervicales, el pecho, los abdominales y los músculos centrales.

Simple prueba de supinación para hacer en casa

Si sospechas que tus músculos se han desequilibrado por causa de supinación, puedes hacerte una prueba a ti mismo fácilmente. La prueba del pie mojado es uno de los métodos más comunes para determinar tu tipo de pie. Moja muy bien tu pie, luego apóyalo sobre un trozo de papel de embalar o papel absorbente muy resistente. Usa un marcador o lápiz a prueba de agua, traza el contorno de tu pie. Si tu pisada muestra el frente y la parte posterior de tu pie, pero no el arco, o solo una pequeña parte del arco, probablemente seas supinador. También observa tus zapatos, para ver si están desgastados más hacia afuera que hacia adentro.

Tratamiento para los efectos de la supinación

Los problemas de supinación en niños menores de 5 años, cuyos músculos y huesos están en las etapas iniciales de crecimiento, pueden ser solucionados por un médico. El tratamiento puede incluir aparatos, terapia física y ejercicio. Para los adultos, los zapatos deportivos acolchados y las plantillas para los zapatos de calle, pueden comprarse en la mayoría de las tiendas deportivas. Las plantillas para zapatos de calle pueden también conseguirse en farmacias. Para problemas más serios de supinación, un médico pude recetar zapatos ortopédicos.

Advertencia sobre la demora en el tratamiento en niños

Debido a que la genética es la principal causa de supinación del pie, los niños no superan el problema. Si reconoces que tu niño es supinador, no esperes a ver si se corrige por si mismo. Si el niño es tratado a tiempo, la condición puede mejorar; esperar demasiado para el tratamiento podría convertir a la supinación en parte de su vida.

Conclusión

Sólo el 5 a 10 por ciento de la población tiene supinación del pie, y esta es una condición fácil de reconocer y tratar. Consulta primero a tu médico para que te aconseje sobre opciones ortopédicas, y pregúntale si eres buen candidato para zapatos deportivos acolchados y plantillas. No corras o trotes si descubres que eres supinador hasta que hayas recibido tratamiento.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles