¿Qué causó el colapso de Enron?

Escrito por joseph nicholson | Traducido por daniela laura arjones
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué causó el colapso de Enron?
¿Qué causó el colapso de Enron? (Panorama de un edificio de empresa moderna image by Foto_Maton from Fotolia.com)

Otras personas están leyendo

Resumen

No hay una sola causa de la caída de Enron. El desastre masivo que le costó millones de dólares en pensiones a los empleados y sacudió el mundo de la contabilidad, fue una tormenta perfecta de faltas éticas, desregulación, insuficiencia de gestión y la codicia pura. Estas fuerzas interactuaron para derribar la que alguna vez fue considerada una de las compañías más innovadoras del mundo y uno de los empleos más deseables. Enron fue creada por la fusión de 1985 de InterNorth de Gas Omaha y Houston Natural. En ese momento, la empresa se centró casi exclusivamente en la entrega de gas natural a través de su red de gasoductos. Bajo el liderazgo del CEO Kenneth Lay, la compañía comenzó a diversificarse en derivados de energía, es decir, venta de contratos de entrega futura de electricidad. Debido a que estos mercados de derivados no estaban regulados, los operadores de Enron fueron capaces de aumentar artificialmente los costos de la electricidad, provocando un escándalo en sí mismo que dio lugar a apagones a través de California y compensó a la compañía en millones de dólares. Pero, al mismo tiempo, el hecho de que los mercados desregulados permitieron a la empresa disfrazar el verdadero valor de sus activos derivados, les dejó salirse con la suya en exagerar el valor de esos contratos. Al mismo tiempo, se pidieron prestadas grandes sumas de dinero en contra de estas explotaciones, pero ellas fueron mal invertidas. Cuando se vieron forzados y empezaron a a darse cuenta de esas pérdidas en su balance, la empresa fue groseramente incapaz de cumplir sus obligaciones. La calificación crediticia de la compañía fue degradada y la inundación de dólares entrantes de inversión se desvaneció, dejando una cáscara vacía con nada excepto deuda.

Problemas contables

La sabiduría convencional es que se trataba de prácticas de contabilidad "innovadoras" y que sus consecuencias comenzaron la ola de pérdidas que llevaron a derribar al gigante de la energía. Enron se desmoronó no tanto porque se había hecho demasiado grande, sino debido a que se percibió como mucho más grande de lo que realmente era en primer lugar. Al descentralizar sus operaciones en numerosas filiales y empresas fantasmas, ésta fue capaz de ocultar enormes pérdidas derivadas, que hubieran detenido su crecimiento mucho antes si hubiera sido ampliamente entendido. Las empresas que cotizan en bolsa están obligadas a presentar sus estados financieros públicos, pero las finanzas de Enron eran un laberinto impenetrable de transacciones imaginarias cuidadosamente elaboradas entre sí y filiales que enmascaraban su estado financiero real. En otras palabras, las pérdidas se mantuvieron a raya en los libros, en las sociedades filiales, mientras que los activos se fijaban. Tomado en su palabra, esta situación idílica la convirtió en la empresa favorita de Wall Street, y fue capaz de pedir prestado casi sin parar y expandirse en el comercio electrónico y otras empresas cuestionables. Sus acciones se dispararon literalmente, lo que hizo que la compensación de los empleados y de las pensiones en forma de opciones sobre acciones parecieran muy atractivas. Pero lo que ya se consideraban prácticas contables al borde de los estándares aceptables, se revelaron finalmente al ser francamente fraudulenta. La desgracia alejó tantos negocios y creó tal responsabilidad para la firma contable Arthur Andersen que se vio obligada a ir a la quiebra. Para entonces, sin embargo, el verdadero valor de la compañía había sido revelado y el precio de las acciones se derrumbó, dejando a los empleados con opciones y paquetes de pensiones sin valor. Por supuesto, los ejecutivos que entendían la situación real vendieron sus acciones antes de que colapsaran y se fueron bailando con miles de millones.

Cultura de la gestión

Por supuesto, el fiasco de Enron no ocurrió por accidente. Esto fue facilitado por una cultura empresarial que alienta la codicia y el fraude, como lo ejemplifican los operadores de energía que extorsionaban a los consumidores de ésta en California. En lugar de centrarse en crear valor real, el único objetivo de la administración estaba en mantener la apariencia de valor, y por tanto en un aumento de precio de las acciones. Esto se vio agravado por una cultura empresarial muy competitiva que premia resultados a cualquier costo. Algunas divisiones de Enron reemplazaban hasta un 15 por ciento de su fuerza de trabajo al año, dejando a los empleados que pelearan por cualquier ventaja que pudieran encontrar para justificar su permanencia en el empleo. Mientras que la integridad interna permanecía así de impune, la fachada era exactamente lo contrario. Las empresas apalancaban conexiones políticas, tanto en las administraciones de Clinton y Bush, así como en Wall Street, para tratamiento preferencial y aire de legitimidad que le permitiera cometer sus fraudes. En este contexto, las prácticas contables ampliamente consideradas como la causa del colapso de Enron pueden ser vistas como un síntoma de una cultura de gestión más amplia, que ejemplifica el lado oscuro del capitalismo estadounidense.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles