Cómo hacer una centrífuga casera

Escrito por tiana pyer-pereira | Traducido por luis alberto fuentes schwab
Cómo hacer una centrífuga casera
Herramientas necesarias para hacer una centrifuga casera. (beater blades image by robert mobley from Fotolia.com)

Las centrífugas son utilizadas por los biólogos de todo el mundo para separar los diferentes componentes de una mezcla líquida heterogénea. El precio de una centrifuga puede ser mayor a US$1.000, sin embargo, no son factibles para el científico casual. Con algunos artículos del hogar y un poco de ingenio, puedes hacer tu propia centrifuga.

Instrucciones

  1. 1

    Accionando un botón retira una paleta de tu batidora de mano. Esto es necesario para que el tubo de plástico no se enrede cuando la arranques.

  2. 2

    Corta un trozo del tubo de polietileno (PE) que se ajuste a la cantidad de líquido que desees separar.

  3. 3

    Llena el tubo con el líquido en cuestión y pon una cinta aislante sobre la paleta restante de la batidora. Encinta el tubo de la paleta lo más abajo posible para aprovechar al máximo la energía cinética de cada vuelta, separando el líquido más rápido.

  4. 4

    Haz girar la batidora, de esta manera harás que giren también la paleta y el tubo. Dependiendo del tipo de liquido que estés separando y la cantidad, tal vez tengas que ajustar el tiempo de giro. Para una centrifugación de sangre un tiempo de 10 minutos es normal.

Necesitarás

  • Una batidora de mano
  • Una tubería de polietileno
  • Una cinta para electricidad

Lista completaMinimizar