Cómo hacer cera de sebo

Escrito por lynn ramsson | Traducido por alejandro moreno
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El sebo, también conocido como grasa vacuna procesada, tiene una larga historia de utilidad. El sebo limpio puede usarse para hacer jabón y velas. Hacer tu propio sebo desde cero es un poco difícil, pero no tanto como podrías pensar. Los pasos para hacer sebo son sencillos; aguantar el olor de la grasa animal hirviendo puede ser la parte más difícil. Revisa estos pasos antes de intentar hacer tu propio sebo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 5 libras (2.5 kg) de grasa de animales de tierra (de cualquier tipo está bien)
  • Una olla lo suficientemente grande para contener la grasa
  • Suficiente agua para cubrir la grasa en la olla
  • 5 cucharadas de sal
  • Colador
  • Ventilador potente
  • Tazón de metal
  • Envoltorio de plástico

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo hacer cera de sebo

  1. 1

    Compra 5 libras (2.5 kg) de grasa animal de una tienda de abarrotes o de tu carnicero local. El sebo originalmente se hacía de grasa de res o cordero, pero prácticamente cualquier tipo de grasa animal servirá. Por cierto, la manteca es el equivalente porcino del sebo.

  2. 2

    Coloca la grasa animal en una olla grande para cocinar y cúbrela con agua. Agrega sal y enciende el fuego. Caliente la grasa y el agua salada hasta que la mezcla hierva. Luego continúa hirviendo a fuego lento. Enciende el ventilador potente para librarte de too el olor que puedas.

  3. 3

    Calienta a fuego lento aproximadamente por diez minutos por libra (0.5 kg) de grasa. Si eliges preparar menos grasa animal, simplemente ajusta la cantidad de agua y sal y calienta por menos tiempo.

  4. 4

    Una vez que la mezcla se haya cocinado por suficiente tiempo para procesar toda la grasa posible, encontrarás sólo carne y trozos de cartílago en el líquido. En este punto cuela el líquido con el colador para separar los sólidos y descartarlos.

  5. 5

    Vierte el líquido en un tazón de metal y deja que se enfríe. A medida que se enfría, la grasa utilizable flotará a la superficie. Una vez que el líquido esté a temperatura ambiente, cubre el tazón con envoltorio plástico. Acelera el proceso de elevación de la grasa colocando el tazón en el refrigerador.

  6. 6

    Cuando la grasa se eleve a la parte superior y parezca sólida, se verá blanca y cubrirá la superficie completa del líquido en el tazón. En este punto, libera cuidadosamente la grasa del líquido que está debajo y limpia los trozos de grasa con agua fría antes de guardarla en bolsas de plástico. Desecha el líquido con cuidado; no lo viertas en el fregadero, pues tapará tus tuberías.

  7. 7

    Almacena los trozos de grasa limpios en bolsas de plástico en el congelador. Para tu propio conocimiento, etiqueta las bolsas con la fecha en la que hiciste el sebo y simplemente saca trozos de las bolsas a medida que los necesites para hacer jabones o velas.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de que tu ventilador funcione antes de probar este proceso. El olor realmente resulta muy abrumador.
  • Ten cuidado de no vertir el líquido restante después de que se forme la grasa en el fregadero. Los pequeños trozos de grasa que quedan en el líquido se pegarán a las paredes de las tuberías y las obstruirán.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles