El chef que todos quieren en casa

Escrito por equipo de redacción
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Es Aquiles Chávez. Se ganó al público a través de la cadena televisiva Utilísima con su cocina y humor. Un hombre sencillo que cree en el destino.

El chef que todos quieren en casa
(Cortesía Aquiles Chávez)

"Los que salimos en la televisión somos gente que, en la vida real, vivimos de lo que decimos en la tele. No somos personajes. Somos gente real y el público se identifica con eso".

— Aquiles Chávez, Chef

Los bigotes muy mexicanotes son un sello que acompaña con humor y calidez. La empatía que genera con el televidente es innegable y por eso lo eligen. Aquiles Chávez es chef, amigo, padre y esposo. Es el vecino que cocina.

Querías tener tu guitarra; entras a trabajar como lavaplatos en un restaurante de Villahermosa y descubres tu habilidad para la cocina. ¿Qué es el destino para ti?

Creo que lo que es de uno, es de uno. Por más que te pongas si no es pa' ti, no es, no te toca. O, por más que te quites, te va a tocar. Lo que te mata no es el rayo, sino la raya... donde el destino dice “hasta aquí”. A mucha gente le cuesta entender por qué son las cosas, pero están dichas, cada quien viene a hacer algo a la vida, lo que el destino le marca. Es algo que no puedes evitar y eso es lo divertido, que no sabes qué te depara el camino.

Protagonizas un reality... ¿Por qué un reality? ¿Por qué Houston?

Houston es la más y mejor ciudad conectada con México. De allí salen 40 vuelos directos a diferentes puntos de México. Hay una competencia terrible en gastronomía, lo que hace que te esmeres para ser cada día mejor. El reality: digamos que los astros se alinearon; el destino. En ese momento no tenía show, mudaba a mi familia a Houston para este proyecto y la producción de Utilísima, y nosotros, nos preguntamos si sería interesante documentar el proceso que "vive un inmigrante latinoamericano cuando se muda de su país a los Estados Unidos”. Ese comienzo, lo que implica el cambio, lo que dejas, lo que encuentras...

¿Qué fue lo más difícil de ser inmigrante?

Primero dejar atrás a tu familia, tus amigos, tu país; esa comodidad y cierta seguridad que te da el hecho ser local en tu país. Lo difícil comienza desde que decides irte. Difícil cuando llegas, cuando entras. Es una serie de dificultades, una tras otra. La única diferencia entre una persona que entra ilegalmente a los Estados Unidos -los mojados- al que lo hace de forma legal es el cómo entra, pero las complicaciones son las mismas. Entras a un país que no tiene tu lengua. Debes aprender el idioma, y hay otras costumbres. Eso es complicadísimo.

¿Qué prejuicio tenías y desapareció?

Hace 10 años tuve la posibilidad de hacer un training en Florida, y quedé desencantado de la “american way of life”; tenía 23 años y no fue lo que esperaba. Prejuicio terrible: la comida. Lo de junk food (comida chatarra) es un prejuicio que tenía y que sigo conservando. También pensaba, por ver películas, en ese cliché del americano, que es racista, intolerante con lo que no conoce. Aquí en Houston, Texas no aplica: la gente es super cordial y amable, muy trabajadora. Nos han recibido con los brazos abiertos y estamos contentísimos.

Has dicho que haces “una cocina mexicana con mucha tradición pero con evolución”. ¿Cómo es eso?

Lo que estamos haciendo en La Fisheria es cocina mexicana de mar. Son sabores completamente mexicanos, no es cocina tex-mex, esa fusión del norte de México con los Estados Unidos, donde predomina el comino, el cilantro, los frijoles, el chile con carne, los nachos --¡en México no comemos nachos! No es que llegas a casa y dices “¿qué ha de cenar? Nachos”. No pasa eso.

¿Por qué crees que la gente te quiere tanto?

El chef que todos quieren en casa
(Cortesía Aquiles Chávez)

[Ríe suave] Pues primero agradecer que me quieran. La pregunta que haría es por qué la gente se identifica tanto con "los Utilísimos". En Utilísima, los que salimos en la televisión, somos gente que en la vida real vivimos de lo que decimos que en la tele. No somos personajes. Somos gente real y el público se identifica con eso. Podríamos ser el hijo, el sobrino, el esposo, el novio, el nieto. No actuamos. Yo no me personifico en el chef Aquiles, yo soy. Y esa sinceridad y transparencia es lo que creo que valora la gente.

Los bigotes y la gorra son una marca registrada. ¿Cómo nació eso?

Desde que tengo uso de razón uso gorra. Gorras, gorritos, gorrotes, cachuchas. Y bigote… es una historia chistosa. Toda mi vida he vivido con uniforme, desde que iba al kinder. En la universidad (en la facultad de gastronomía) no nos dejaban andar de bigototes. En la cocina no podías andar bigotón. Ni greñudo (con cabello largo). Al salirme de la universidad empecé a trabajar en hotelería. Pues menos: ¡no debías tener ni un pelo en la cara!. Cabello cortito, sin patillas, sin bigote. En 2005 me salgo de la hotelería y emprendo un negocio propio y ahí pensé “bueno, ya no tengo gente que me diga qué hacer ni cómo vestir”. Y me dejé el bigote. Siempre se me hizo que es de gente elegante. A mí me encantan esas películas de los 40, 50, donde los hombres serios andaban con bigote y sombrero. Me gusta mucho ese lookete.

Podríamos decir que es sinónimo de libertad y rebelión el bigote…

¡Totalmente!

¿Qué cosa no entendiste aún a los 35 años?

Me han dicho que nunca hay que hablar de política y religión, porque la gente pelea. Pero no entiendo lo que pasa en México ahorita, no entiendo por qué ganó el presidente que tendremos. No entiendo por qué a veces es más difícil hacer las cosas bien y buenas, que hacer las malas.

¿Y qué cosa entendiste recién ahora, a los 35 años?

Que lo que va a ser de uno va a ser de uno. Tu destino acaba cuando te mueres, ahí se termina para uno la vida. Pero qué aburrido sería que te digan qué te va a pasar. Las cartas están tiradas. Aprendí también a aceptar las cosas. Que lo que es para ti es para ti. Por más que no lo quieras, por más que busques otra cosa.

¿Qué sabes hacer muy bien que no nos enteramos aún?

Puedo escribir perfecto en la Blackberry sin ver el teclado. Puedo estar hablando contigo y por debajo de la mesa estar escribiendo un mensaje y mandarlo. Ahora me estoy cambiando a iPhone y le tengo pánico al teclado táctil. No está padre ¡porque ya lo había aprendido!

Consejos y advertencias

  • "Aquiles en Houston" es su reality que va por la señal Utilísima. En Estados Unidos: los lunes a las 19 horas Argentina y Uruguay: lunes a las 21 horas En Centroamérica: martes a las 15 horas Colombia y Perú: martes a las 16 horas Venezuela: martes a las 16:30 horas Chile: martes a las 17 horas México: martes a las 21 horas

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles