Por qué China compra la deuda de Estados Unidos

Escrito por jack busch Google | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Por qué China compra la deuda de Estados Unidos
La economía de mercado crece al igual que la influencia mundial de China. (Digital Vision./Digital Vision/Getty Images)

A medida que la economía de mercado y la influencia mundial de China crece, también lo hace la importancia del país para la economía de Estados Unidos. La industria manufacturera de China es altamente productiva, exporta a muchos mercados occidentales, como Estados Unidos. Sin embargo, la dependencia de EE.UU. con China, es en realidad algo doble: no solo son los mayores consumidores de productos chinos, sino que China es también uno de sus mayores acreedores.

Otras personas están leyendo

Historia

De acuerdo con publicaciones como "The Financial Times" y "The Economist," China siempre ha sido una de las economías más grandes del mundo. La República Popular de China (PRC o China continental) es la tercera economía más grande del mundo, detrás de Japón y los EE.UU., desde 2008. Gran parte del poder económico de China se encuentra dentro de los sectores industriales y de fabricación, que representan casi la mitad del producto interno bruto del país (PIB). Las fábricas de China son ventajosas para las empresas estadounidenses, ya que proporcionan una mano de obra mucho más barata que los bienes que se fabrican en el país. Debido a eso, muchos distribuidores en los EE.UU. compran productos fabricados en China o productos de marca china.

Identificación

La deuda pública se produce en los EE.UU. cuando las personas compran bonos del gobierno. La deuda pública es esencialmente un préstamo al gobierno de los EE.UU. Estos son ventajosos para el titular de los bonos debido a que el valor aumenta de acuerdo a las tasas de interés, lo que resulta en un beneficio cuando se canjean los bonos. Mientras tanto, el gobierno ha aumentado su poder adquisitivo (es decir, su apalancamiento). En su mayor parte, la deuda de Estados Unidos se debe a sus propios ciudadanos. Sin embargo, a medida que aumentan los gastos de Estados Unidos, el gobierno se apoya cada vez más en otras naciones para reunir capital. Esto genera su deuda externa.

Función

China se ha convertido en uno de los mayores contribuyentes a la deuda de Estados Unidos debido al hecho de que los EE.UU. adquiere muchos más bienes de China que lo que China compra al país americano. La demanda en EE.UU. para los productos chinos supera la demanda de bienes estadounidenses en China por casi un 500%, según señala el "Washington Post". Con menos bienes para devolver en especie y agregando la caída del dólar, Estados Unidos ha estado, en esencia, comprando productos chinos a crédito. También contribuye a la cantidad de deuda que tiene EE.UU. con China la cantidad de dinero que el país americano toma prestado de China para recaudar capital para otros gastos gubernamentales. Históricamente, la compra de bonos del gobierno de Estados Unidos ha sido una inversión segura, ya que los riesgos de no pago de EE.UU. sobre préstamos han sido muy bajos, mientras que las posibilidades de que el dólar aumente en valor han sido altos. Cuando el país americano recibe golpes en momentos difíciles de su economía, como la crisis de las hipotecas subprime, y necesita recaudar fondos en un intento de estabilizar el mercado turbulento (como, por ejemplo, el plan de rescate masivo de los bancos de inversión y de las compañías de servicios financieros), este puede recurrir a otras naciones para obtener un poder adicional para gastar. Esto estimula la economía de consumo, ya que los préstamos y las hipotecas suscritas por los inversores extranjeros dan como resultado menores tasas de interés y condiciones de crédito más flexibles.

Importancia

Según el "Washington Post", China se convirtió en el mayor acreedor extranjero de Estados Unidos en noviembre de 2008. Debido a esto, China tiene una gran influencia sobre la economía estadounidense. En caso de que China optara por dejar de comprar la deuda de EE.UU., dejaría a uno de los más grandes flujos de capital en el país, haciendo más difícil que las empresas obtuvieran préstamos, lo que aumentaría las tasas de interés y los precios de las materias primas para los consumidores. Si China comenzara a vender la deuda de Estados Unidos, esencialmente cobrando sus bonos del gobierno, realmente sacaría dinero de la economía del país americano y crearía una situación aún más grave . Otra cuestión es la disparidad entre las monedas. En la economía global, el dólar tiene mucho más poder adquisitivo que el yuan (denominación de la divisa china). Esto hace que los productos estadounidenses sean más caros para exportar a los países extranjeros que los productos chinos. Por lo tanto, los precios de China para los productos manufacturados son mucho más competitivos que los de los Estados Unidos.

Consideraciones

Estados Unidos tiene una historia un tanto accidentada con China. El país americano estuvo en desacuerdo con China a causa de su gobierno comunista, una tensión que casi culminó en una guerra durante la administración del presidente Clinton, cuando Estados Unidos se comprometió a defender la democracia de Taiwan. Dado que las relaciones entre los EE.UU. y China se han enfriado desde entonces, se ha fomentado una nueva era de alianza económica. Ahora, a pesar de que la economía estadounidense y el estilo de vida de sus ciudadanos se beneficia enormemente con la mano de obra barata en China, las políticas de derechos humanos y las cuestiones ambientales han comenzado a chocar con los estándares norteamericanos. El gobierno chino es algo así como una anomalía, ya que aunque China tiene una economía de mercado gracias a un comercio libre con las naciones extranjeras, como EE.UU., hay muchas restricciones a la libertad de expresión, la inmigración, la religión y la libertad de reunión dentro del país. El peligro de que EE.UU. entre en una disputa con China es el poder financiero masivo que tiene China sobre los estados. Como el país asiático es fuente de gran parte de la capacidad de gasto del gobierno estadounidense, así como de los bienes asequibles para los consumidores, la ruptura o la destrucción de estos lazos económicos podrían causar estragos en la economía de Estados Unidos, dando paso, por ejemplo, a la congelación de los créditos, la eliminación del capital del sistema, el aumento estratosférico de los precios, la quiebra de las empresas y la pérdida de puestos de trabajo, haciendo esencialmente que Estados Unidos cayera en una depresión. Debido a esto, las relaciones con China son más delicadas y críticas que nunca.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles