Cinco puntos de la teoría evolutiva por selección natural de Darwin

Viendo 1 de 3
  • El libro "El origen de las especies" de Darwin ha generado tanto admiración como controversia desde su publicación en 1859. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

    En 1859, Charles Darwin publicó "El origen de las especies" (On the Origin of Species), un libro en el que explicaba su teoría de la evolución por selección natural. Hoy en día, la mayoría de la gente conoce las ideas de Darwin, no tanto por sus propios escritos sino por los de sus muchos seguidores e intérpretes de los siglos 20 y 21. Uno de ellos, Ernst Mayr, resumió lo que consideró las bases de la teoría de Darwin en cinco sencillos puntos o "leyes".

    Deslizar para continuar
  • Evolución

    La evolución es un proceso permanente que continúa en el presente, incluso entre los seres humanos. Esta idea es opuesta a la concepción occidental de la especie como algo fijo e inamovible que se remonta a la Grecia clásica. Esto no significa que los seres humanos se vayan transformar en otro tipo de mamífero mañana mismo o en los próximos seis meses; el proceso, aunque continuo, también es extraordinariamente lento si lo consideramos a través de las medidas humanas más habituales.

  • Ascendencia

    Todos los seres humanos, animales, plantas, hongos y demás organismos comparten una ascendencia común. Si los científicos tuvieran el poder y los conocimientos necesarios para rastrear el origen de la vida en la Tierra remontándose el suficiente tiempo atrás, descubrirían que ésta se originó hace miles de millones de años adoptando una forma muy sencilla. Mayr apunta que este conocimiento permite responder la famosa pregunta sobre el huevo y la gallina: “el huevo vino primero, pero no lo puso una gallina”, sugiere.

  • Diversificación

    A lo largo de miles de millones de años, esa hipotética forma simple de vida se fue diversificando, dando lugar a decenas de millones de organismos a través del proceso de selección natural. Esta diversificación se produjo principalmente por dos razones: primero, porque a medida que la vida surgía en distintas partes del globo, tuvo que adaptarse a las diversas zonas en las que trataba de sobrevivir; y segundo, porque la reproducción es siempre imperfecta, lo que significa que los descendientes no son exactamente iguales a sus padres.

  • Período de tiempo

    La evolución se produce a través de cambios en toda la población, más que de forma espontánea con la aparición de un descendiente radicalmente diferente. Si te trasladas con tu familia de Minnesota a Georgia y te estableces allí, tus nietos no desarrollarán un vello corporal más grueso simplemente porque hace más frío fuera. Esto es así porque, desde el punto de vista humano, la evolución se produce muy lentamente. Para los humanos, 1000 años (mucho más 10.000 o 100.000) constituyen un período muy largo, aunque geológicamente, ni siquiera un millón de años puede considerarse un período muy extenso.

  • Selección

    El principio más importante de la evolución darwiniana es el concepto de la selección natural. En esencia, la selección natural es simplemente la idea de que una especie está comprendida por múltiples generaciones y los individuos de esas generaciones son diferentes, pero no sólo son distintos de sus predecesores sino también entre ellos. Los niños se parecen a sus padres, pero no son idénticos a ellos. Su configuración genética es una mezcla de la de sus progenitores; algunas combinaciones son más afortunadas que otras y los individuos que las poseen tienen más probabilidades de sobrevivir. Estos individuos bien adaptados se reproducen, mientras que los peor adaptados no lo hacen, o si lo hacen, es en menor número. Estas nuevas generaciones de la especie representan así ejemplos de los que han sido "seleccionados de forma natural" para prosperar.

  • Deslizar para saltar publicidad
Viendo 1 de 3
Ver en una sola página
Más artículos de este estilo

Foto