Cultura y ciencia

Clasificación de las fracturas de tobillo

Escrito por arlene miles | Traducido por ramiro rementeria
Clasificación de las fracturas de tobillo

Danis-Weber y Lauge-Hansen son dos sistemas que se utilizan para describir las fracturas de tobillo.

ANKLE FRACTURE image by Dr Cano from Fotolia.com

Las fracturas de tobillo se clasifican a través de dos métodos: el sistema Danis-Weber y la clasificación de Lauge-Hansen. Danis-Weber ofrece explicaciones más simples basadas en la evidencia radiográfica, utilizando la posición de la fractura en relación con la articulación del tobillo. Lauge-Hansen se centra en la posición del pie y su movimiento con respecto a la pierna, e implica la mecánica de la fractura, así como la anatomía patológica.

Otras personas están leyendo

Danis-Weber

Este sistema de clasificación, que se utiliza para el tratamiento de atención primaria, se divide en tres subtipos: Fracturas de tipo A: son fracturas por debajo de la articulación del tobillo. Son estables, se caracterizan por una sindesmosis tibioperonea y ligamento deltoideo intactos y son favorables para el tratamiento. Fracturas de tipo B: se producen en la articulación del tobillo, con la syndemosis tibioperonea generalmente intacta. La estabilidad del tobillo, sin embargo, pueden diferir dependiendo de si los ligamentos están dañados o si se produce la fractura en el maléolo medial. Fracturas de tipo C: se producen por encima de la articulación del tobillo. Pueden ser inestables y requieren algún tipo de fijación interna mediante una cirugía. Este es el tipo más grave, con la sindesmosis tibioperonea rota, el maléolo medial fracturado y el ligamento deltoideo lesionado.

Lauge-Hansen

La clasificación de las fracturas de tobillo en virtud de este sistema considera si el pie está en posición supina o pronación, así como qué tipo de fuerza se aplicó al tobillo para causar la fractura, ya sea a través de aducción o rotación externa. Las cinco variantes son supinación-aducción, rotación externa supinación, pronación-eversión, pronación-abducción y pronación-flexión dorsal. Además, cada variación tiene de dos a cuatro etapas para indicar la gravedad de la fractura, que inicialmente considera las lesiones óseas o de ligamentos que ocurre en el lado del tobillo debido a la tensión, seguido por el daño a través de la compresión. En virtud de Lauge-Hansen, el 40-70% de las fracturas de tobillo se clasifican como supinación-rotación externa. Lesiones específicas que pueden ocurrir con este tipo incluyen la rotura del ligamento tibioperoneo anterior, fractura oblicua o espiral del maléolo lateral, la rotura del ligamento tibioperoneo y fractura del maléolo tibial. El tipo de fracturas pronación-abducción se producen en menos de 5% de todos los casos. Estos se caracterizan por la ruptura del ligamento deltoideo, ligamentos tibiotalofibular anterior y posterior, fractura del maléolo medial, y la fractura del peroné en la sindesmosis.

Anatomía del tobillo

El conocimiento de la anatomía del tobillo es esencial para la comprensión de cómo se clasifican las fracturas. Tres huesos, la tibia, el peroné y el astrágalo, conforman el tobillo. El maléolo medial es la parte interna de la tibia, mientras que el maléolo posterior es la sección posterior de la tibia. El maléolo lateral es el fin del peroné. Dos juntas de la articulación del tobillo y de la sindesmosis están involucrados en las fracturas de tobillo. Esta última es la articulación entre la tibia y el peroné.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media